Próximamente

martes, 4 de abril de 2017

Adelanto: Capítulo 15 Etched in Bone - Anne Bishop


Capítulo 15




Firesday, 17 de Messis


Boone, Marie y Julia Hawkgard agarraron los contenedores térmicos hasta que descubrieron algunos de los pavos salvajes que vivían en el Courtyard. Siguiendo a los Halcones, Simon, Blair y Nathan se movieron hacia su presa.

« ¿Cuál?» preguntó Nathan cuando los pavos estuvieron a la vista.

«Uno grande, para que no tengamos que cazar un pedido especial de nuevo por un tiempo » Blair gruñó. Estudió a los pájaros, que parecían más interesados ​​en lo que picoteaban que en los Lobos que los acechaban. «No parecen muy despabilados. O no son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de que son comestibles.»

Nathan también estudió a los pavos.
« ¿Se ven enfermos? No quiero pasar por la molestia de coger uno si está enfermo y luego los humanos no lo comerán.»

«No cazamos en las Cámaras, y ahí es donde viven la mayoría de los pavos,» dijo Simon. Por supuesto, los Sanguinati en forma de humo no emitían ningún sonido en la oscuridad, no dejaban olor que perturbara a los pájaros dormidos que no se daban cuenta de que estaban descansando entre los depredadores. La sangre de pavo se bebía cuando la presa preferida no estaba disponible, y a las viejas aves que eran drenadas un poco demasiado, se les ayudaba a pasar por sobre las vallas de hierro forjado negro de las Cámaras para ser carne disponible para otros residentes del Courtyard. Incluso entonces, los Lobos solían dejar la carne para los otros gard en lugar de tratar de lidiar con bocados de plumas.

« ¿Listos?» preguntó a Blair y Nathan.

«Listos» contestaron.

« ¿Listos?» preguntó a los Halcones.

«Listos».

Los Lobos descargaron contra su presa, enviando a los pavos hacia el cielo. Los Hawkgard golpearon a tres de los pavos con suficiente fuerza para conducir a los pájaros al suelo, donde los Lobos terminaron la matanza.

Blair tomó el pavo más grande -un macho de plumas negras- y trotó para entregar la orden especial. Nathan y Simon llevaron  los otros dos pavos al Complejo Hawkgard. Uno proporcionaría alimento para los Halcones. Boone desmembraría al otro y llevaría las piezas a la carnicería para vender a otros humanos que pudieran querer algunas aves de corral, una vez que descubriera qué partes del pájaro los humanos querían y no querían comer.

«La caza de los pavos es más fácil cuando los Halcones nos ayudan,» dijo Nathan.

«Más divertido también,» Simon dijo. Esta cacería le recordó jugar con el volante de bádminton, enviándolo al aire para que los Halcones los atraparan. «Pero no hay suficiente carne para alimentar una manada»

¿Qué pasaría con una manada con sólo tres o cuatro miembros? Algo para pensar, junto con la decisión de qué miembro de la manada tendría que aprender a cocinar la carne. Esperaría a ver si Meg  arrugaba la nariz frente a este tipo de pavo como lo hacía cuando llevaba a casa un trozo de bisonte.

Satisfechos consigo mismos, Simon y Nathan corrieron a la Plaza Comercial para comenzar con la idea de los humanos de un día de trabajo.

*****

Meg sacó punta a los lápices, alineó las plumas según el color, arregló el orden de los CD que ella ponía como selecciones musicales de esa semana. Consultó la puerta trasera, la puerta lateral de la sala de clasificación y la puerta principal de la oficina.

Incluso miró debajo de la cama de Lobo en la habitación de enfrente, lo que sabía era ridículo porque habría un bulto tamaño Nathan debajo si el Lobo estuviera jugando a tratar de esconderse de ella.

Nathan no estaba allí, y nunca llegaba tarde.

Pero Simon se había ido temprano para hacer algo Lobuno con Blair esta mañana. Tal vez Nathan fue con ellos. ¿No debería haber llamado? Si iba a llegar tarde al trabajo, debería haber llamado para que no se preocupara por él.

No estaba segura de que recibiera ningún pago por ser el Lobo guardián de la Oficina del Enlace, pero tenía que haber alguna manera de inculcarle que no aparecer no era aceptable. Y entonces supo exactamente qué hacer. Ella le diría que la próxima vez que llegara tarde y no llamara, sacaría un par de galletas de Lobo de su cuota de golosinas semanales. Toma ya.

Entonces vio a Blair trotando a través de la zona de entrega, acarreando un gran pájaro de plumas negras, y se olvidó de Nathan. Abrió la puerta y corrió hacia la acera mientras el Lobo giraba a la derecha, dirigiéndose hacia la Avenida Crowfield.

Pavo. Su cerebro disparó para proporcionar una imagen de entrenamiento del pájaro mientras seguía el rastro de Blair, quien ignoraba a la gente en la acera y los coches que estaban en peligro de convertirse en parte de una colisión porque los conductores lo miraban en lugar de prestar atención al tráfico. Con las mandíbulas de Blair sujetas alrededor de la base del cuello del pavo, su cabeza se balanceaba como un metrónomo y los dedos de los pies chocaban en la acera.

Blair alcanzó la esquina. Miró a una mujer de pie cerca del paso de peatones, luego señaló con una pata delantera el botón de "caminar" en el poste y emitió un sonido. Meg no estaba segura de qué significaba el sonido, ya que Blair tenía un bocado de cuello de pavo, pero la mujer empujó el botón de paso de peatones y recibió un sonido más suave en respuesta.

La luz cambió. El cruce peatonal se iluminó y Blair y el pavo trotaron por la calle y bajaron por la Avenida Crowfield.

Meg le siguió el ritmo en su lado de la calle, y luego se detuvo cuando trotó hasta el paseo a la residencia de los Denby. Arrastró el pavo por los escalones del porche y presionó una pata contra el timbre de la puerta, luego se apartó para evitar ser golpeado en la nariz cuando alguien finalmente respondió a la puerta.

— ¿Meg? — Merri Lee asomó la cabeza por la puerta de Aullidos, Buena Lectura—. ¿Qué sucede...? Ay Dios. ¿Eso es...?

Eva abrió la mosquitera de la puerta después de que Blair tocara el timbre un par de veces más. Cuando ella no dijo nada -probablemente no podría con la boca abierta como la tenía- Blair dejó el pavo en su porche antes de volver su camino de regreso al Courtyard.

Eva desapareció por un momento, y luego salió, llamando a alguien con su teléfono móvil.

—Vamos, —dijo Merri Lee—. Ella no nos está llamando, así que tendremos que averiguar qué está pasando de otra manera. Además...

— ¡Arrrroooo! —Nathan, aullaba desde la Oficina del Enlace actualmente vacía.

— ¡Arrooooo! —Simon, arriba en la oficina de ABL, aullando para que los Wolfgard cazaran a una pequeña humana que quizás no estuviera en su oficina como era de esperar, pero no había llegado tarde al trabajo, toma ya.

—Alguien ha notado que no estás en el trabajo, —terminó Merri Lee.

Meg siguió a Merri Lee dentro de ABL y gritó:
— ¡Estoy aquí!

—Arr... —Humana encontrada; Caza cancelada.

—Podrías intercambiar galletas de Lobo por información, —susurró Merri Lee mientras se apresuraban hacia la puerta trasera.

—Yo iba a confiscarle un par de galletas a Nathan por llegar tarde.

—Haz eso la próxima vez.

— ¡Meg! —Simon apareció al pie de la escalera, con pantalones vaqueros que estaban cerrados pero no abotonados, y nada más. En ese momento, parecía más y menos humano de una manera que hacía que su corazón latiera un poco más rápido. Pero su corazón podría haber estado latiendo más rápido por los dientes, que definitivamente eran Lobunos.

—Me tengo que ir. —Meg le dio una amplia sonrisa mientras abría la puerta—. Una entrega acaba de llegar.

—No he oído...

—Puedes contármelo todo después del trabajo.

— ¿Contarte qué?

Ella corrió a la Oficina del Enlace y se escabulló dentro a tiempo para que su entrega imaginaria se convirtiera en una verdadera.

*****

Diciendo a Katherine Debany que volvería en unos minutos, Twyla Montgomery se apresuró a casa de Eva Denby. Por lo general, imperturbable, Eva sonaba cerca del pánico o de la risa histérica.

Cuando Twyla vio el bulto de plumas en el porche, comprendió el por qué Eva la había llamado.

—Ven a entra, —dijo Eva, abriendo la puerta tan pronto como Twyla entró en el porche—. Hay gatos en el vecindario, así que no quiero dejar... eso... sin vigilancia, pero no quiero estar a la vista del público en este momento.

Twyla entró.
— ¿Cómo terminaste con un pavo muerto en tu porche?

—Un Lobo lo trajo hace unos minutos. —Eva pasó una mano por su cabello corto.

— ¿Por qué? —Ella habría pensado que él o ella querría la comida para sí mismo.

—Boone sólo recibe envíos de cerdo y carne dos veces al mes, y todos nos estamos cansando de venado y conejo. Incluso nos estamos cansando de la carne vacuna. Así que le pregunté a Boone si tenía alguna gallina para la venta. Dijo que trataría de conseguir algo.

—Y lo hizo, —dijo Twyla, mirando por la puerta mosquitera.

—Esperaba comprar un pollo, no un pavo del tamaño de una minivan.

Una exageración, pero era un pájaro grande, y parecía más grande con los pies y las plumas y todo lo demás aún adherido.

Eva se hundió contra el marco de la puerta.
— ¿Qué se supone que debo hacer con eso?

—Bueno, no puedes decirles que no lo quieres, sobre todo si salieron y lo cazaron sólo para ti.

— ¡Yo sé eso!

Un gato del vecindario debió haber captado el olor a carne de un gran pavo a la vista. Twyla no estaba segura de si el animal no la veía por la mosquitera o no le importaba su presencia. Se dirigió hacia el porche, demasiado concentrado en la comida disponible para observar a los Cuervos hasta que atacaron. Twyla no estaba segura cuál de los Crowgard disfrutó más; el que al vuelo agarró la cola del gato, dándole un tirón antes de soltarlo y volar fuera de su alcance, o el que voló y dejó caer un tomate podrido en la cabeza del gato. De cualquier manera, no pensaba que ese gato volvería a buscar una comida en la casa de Eva en algún momento próximo.

Después de derrotar con éxito al ladrón, los Cuervos regresaron a su puesto de guardia.

— ¿Tienes alguna asadera lo suficientemente grande para soportarlo? —preguntó Twyla.

—No, —respondió Eva—. No tengo un horno lo suficientemente grande para sostenerlo tampoco.

Twyla asintió.
—Tienen cazuelas grandes en La Carne no es Verde, y grandes hornos también. Así que esto es lo que vamos a hacer. Después del trabajo, haremos que uno de los chicos nos ayude a llevar el pájaro al Courtyard. Debe haber un lugar donde preparen parte de la caza que venden en la carnicería. Ese sería el mejor lugar para tratar con el pavo. Y cualquier cosa que desperdiciemos, los Otros podrían ser capaces de usar. Mientras tanto, pongamos algunos periódicos o cartón debajo de ese pájaro para que no tengas que hacer más que pasar una manguera en tu porche.

—Ese pájaro va a ser la cuota de carne de la familia durante semanas, —dijo Eva después de que acomodaron al pavo sobre unos cuantos periódicos.

—No, no será así. Tú vas a suministrar la carne para una comida compartida de los residentes. El resto de nosotros que quiera participar traerá cada uno un plato. Vas a invitar al Sr. Simon y a la Srta. Meg para que puedan tener la experiencia de este tipo de comida con sus amigos. Mejor invita al Lobo que trajo el pájaro también.

—No estoy segura de quién es.

—El señor Simon lo sabrá. Será mejor que vuelva al trabajo.

— ¿Twyla? Soy buena con las herramientas. Me gusta trabajar alrededor de la casa. Pero nunca he vivido en una aldea rural o en una granja. No sé lo básico sobre lo que hay que hacer para desplumar a ese pájaro ni ninguna otra cosa que sea necesaria para prepararlo para cocinar.

Ella sonrió.
—Lo bueno para todos nosotros es que sé un poco sobre eso. Lo mejor es que Ruth y Merri Lee se unan a nosotras para esto. Deben aprender también.

Twyla se apresuró a regresar al consulado para ayudar a Katherine Debany a reorganizar los archivos. A lo largo de la mañana, Elliot Wolfgard se mostró inusitadamente tranquilo acerca de la cantidad de tiempo que había usado en un encargo personal. Pero justo antes de su hora de almuerzo, hizo una pausa cerca de los archivadores y dijo con suavidad:
—Al menos, siendo humana, no tienes que desplumar la maldita cosa con los dientes.


10 comentarios:

  1. Me encanta! Todos los días me sorprendo! Ya estoy esperando el de mañana para saber cómo se las arreglan con el pavo. Gracias por la traducción y su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Corrección
    "se les ayudaba a pasar por sobre [por encima de] las vallas de hierro forjado negro de las Cámaras"

    "Cuando Twyla vio el bulto de plumas en el porche, comprendió el por qué [porqué] Eva la había llamado."

    "Twyla no estaba segura [segura de] cuál de los Crowgard disfrutó más"

    "Y cualquier cosa que desperdiciemos, los Otros podrían ser capaces de usar [usarla]"

    MJ

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente a Elliot le gusta la Sra. Twyla, ella me encanta por lo practica que es, me encanta Nathan cruzando la calle, no puedo esperar para leer la reunión del pavo, gracias chicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya había pensado lo mismo habrá romance ahí también?

      Eliminar
  4. Jajajajajja Meg huida de su oficina y los arrooo q sabia eran por ella, me encanta eso de q cuando lo ve sin camisa le da como mariposas jajaja

    ResponderEliminar
  5. Corrección:
    Dice —Ven a entra, —dijo Eva,
    Debe decir -Ven entra, -
    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias chicas!Quiero que Elliot y la Sra. Twyla sen pareja...XD

    ResponderEliminar