Próximamente

lunes, 27 de marzo de 2017

Adelanto: Capítulo 10 (primera parte) Etched in Bone - Anne Bishop



Capítulo 10



Watersday, 11 de Messis


—Lo sé, lo sé. — Eva sacó más suministros de arte de las bolsas de viaje que había traído a la sala de clasificación—. Me dejé llevar. Pero no estaba segura de lo que querías, y puedo devolver todo lo que no se haya abierto ni usado.

Meg miró a todos los objetos apilados sobre la mesa. Le había pedido a Eva que buscara un libro de cómo dibujar y un juego de lápices para la amiga de Esperanza, Amy Wolfgard. Parecía que Eva hizo eso, pero ¿qué se suponía que debía hacer con el resto de los suministros?

Eva estudió a Meg, luego devolvió un par de artículos a las bolsas.
— ¿Demasiado?

— ¿Cómo pagaste todo esto? —preguntó Meg.

Eva se estremeció.
—Usé el dinero de mi casa. No se me ocurrió que no me reembolsaran los suministros que querías mantener.

— ¿Tienes el recibo? —Meg estudió la lista detallada proporcionada por Eva. ¿Los Otros ya sabrían sobre dibujo y pintura? Ellos sabían contar historias y hacer música. Tal vez al igual que la amiga de Esperanza -que estaba interesada en dibujar-, habría residentes del Courtyard interesados ​​en los suministros de arte. Algo que preguntar a Henry.

Meg seleccionó un libro de instrucciones básicas de dibujo y un libro sobre dibujo del mundo natural: animales y paisajes. Añadió dos cuadernos de dibujo, una caja de lápices de colores, lápices de grafito, un sacapuntas y un borrador.

Eva puso una caja de madera sobre la mesa. Tenía una cerradura simple de gancho y una manija.
—Pensé que querrías algo para guardar los lápices y otros suministros. Esta fue la caja de artista menos costosa disponible.

Meg lo puso con el resto de sus artículos seleccionados y lo añadió a la cuenta.
—Voy a ir al banco de la Plaza Comercial durante mi descanso del mediodía y conseguir el dinero para pagar estos artículos. Y hablaré con Simon sobre cómo pagarte por el resto.

— ¿Estás pagando por esto? —Eva sonó sorprendida y un poco infeliz—. Si lo hubiera sabido, te habría preguntado cuánto querías gastar antes de empezar a comprar cosas.

—No había pensado en establecer un límite de compra, —respondió Meg—. Estoy haciendo esto por Esperanza, así que debo pagar por ello. —Hizo una pausa para saborear la sensación de comprar algo para una amiga, la emoción de gastar dinero de esta manera, la anticipación del placer de Esperanza cuando llegara la caja de suministros.

Eva devolvió todo lo demás a las bolsas de viaje y las puso a un lado.
— ¿Está bien dejarlas aquí?

Meg se tensó, anticipando la ansiedad que provenía de un cambio en la habitación. Entonces se dio cuenta de que esto era sólo otro tipo de entrega, y ella lidiaba con las entregas todo el tiempo.
—Está bien.

Eva rebuscó en las bolsas y puso un último artículo sobre la mesa.
—Catálogo de la tienda de arte en la Plaza del Parque Bird. No tengo problema de ir a la tienda cuando estoy de compras, pero de esta manera podrás pedir suministros y pedirle a Harry que los recoja cuando haga sus entregas.

Harry solía trabajar para Entregas en cualquier parte, hasta que la compañía cambió su nombre a Entregas en cualquier parte humana. Ahora trabajaba para el Courtyard, recogiendo todo lo que los Terráneos ordenaban a los negocios de Lakeside. No había un montón de cosas para ser recogidas, y no había un montón de otras entregas que hacer. Algunas de ellas eran simplemente porque la Asociación Empresarial había ordenado y almacenado todo lo que pudo antes de que los Elementales y Antiguos sacudieran el continente. Y algo de eso era porque todo el mundo, humanos y Otros, estaban tratando de averiguar qué empresas todavía existían y tenían mercancía para vender. No se podía llamar a una empresa fuera de la región donde se vivía, y no recibir respuesta a una carta podría significar que un saco de correo estaba varado en alguna estación de ferrocarril en alguna parte y una respuesta llegaría eventualmente, o podría significar que no había nadie en esa ciudad para enviar una respuesta.

—Voy a averiguar qué hacer con el resto de los suministros, —Meg prometió, metiendo el recibo bajo el nuevo pisapapeles, la geoda, que le compró a Jenni Crowgard.

Eva sonrió.
—Entonces los dejaré y me voy trabajar.

*****

Meg llamaría a Henry, calculando que, como escultor, sería el miembro más interesado de la Asociación Empresarial en lo que a suministros de arte se refería. Y estaba interesado. Simplemente no esperaba que él saliera de la Oficina del Enlace con palos de carbón, lápices de grafito, el otro sacapuntas y un borrador, un cuaderno de dibujo, y un trozo de papel que decía lo que debía a Eva Denby.

Antes de que tuviera la oportunidad de llamar, no sólo había llegado la noticia a Simon y Vlad de que tenía algo nuevo e interesante, sino que Jake Crowgard había difundido la noticia al resto de Terráneos en el Courtyard, y un flujo constante de Cuervos, Halcones , Búhos y Lobos se presentaron para ver lo que estaba disponible.

Cuando Meg cerró la oficina para su descanso del mediodía, todos los suministros de arte habían desaparecido y se sentía agotada y abrumada, en parte porque tuvo que terminar advirtiendo a todos que se alejaran de los suministros que había elegido para Esperanza. Incluso se inclinó sobre ellos y gruñó un par de veces, lo que divirtió a Vlad más que a Simon.

No podría decir cuánto tiempo duraría el interés por este tipo de arte, pero por el momento, los Otros estaban entusiasmados por explorar algo nuevo.

*****

Monty no rompió el silencio que llenó el auto desde que él y Kowalski salieron a patrullar algunas de las calles en el distrito de la estación de la calle Chestnut. Jimmy se había recuperado lo suficiente de su inexplicable debilidad y ya salió esa mañana "para explorar sus opciones".

Monty sabía todo sobre las opciones de su hermano. Lo que necesitaba saber era si la presencia de Jimmy estaba destrozando su relación con sus hombres, con su Capitán... Y con Simon Wolfgard.

Sólo había una forma de averiguarlo.

— ¿Algo que me quieras decir? —Preguntó.

—No quiero, —respondió Kowalski después de un momento—. Pero tengo que hacerlo, supongo. Y es mejor si es usted el que habla con el Comandante Gresh.

Monty se enderezó.
— ¿Por qué necesito hablar con el comandante del escuadrón de explosivos?

—Él y su familia están entre los humanos que Simon Wolfgard está permitiendo ir a la Plaza Comercial y comprar alimentos, así como otros bienes.

—El Capitán Burke también está incluido entre esos humanos. ¿Eso un problema?

Kowalski exhaló, un sonido audible.
—Con todo el mundo poniendo horas extras desde esa tormenta a inicios de Sumor, ir de compras a la Plaza Comercial ha sido útil, ¿sabe? Uno llega a casa del trabajo, hace algunas tareas, compra un poco de carne molida de la carnicería del Courtyard y un par de rollos en Un Pequeño Bocado, y tiene hamburguesas con una ensalada o algunas de las verduras de su parte del huerto del Complejo Verde. Uno compra huevos allí porque es más fácil que estar de pie en línea en la tienda de comestibles o la carnicería en la Plaza del Parque Bird y descubrir que la persona delante de uno compró la última docena y luego tener que disolver una pelea entre la mujer que compró la última docena y una mujer tratando de sacársela para poder hornear a su hijo un pastel de cumpleaños. Y los huevos terminan rotos en el piso, junto con las mujeres, y uno, siendo oficial de la ley, tiene que resolverlo y arrestar a una o ambas.

— ¿Tuviste que hacer eso?

—Disolví una pelea como esa hace un par de días, -después de que los huevos golpearon el suelo, las cosas realmente se pusieron desagradables- pero yo estaba fuera de servicio en ese momento, por lo que el oficial Hilborn hizo el arresto.

—Dioses, —murmuró Monty. ¿Su preocupación por su propia familia le había distraído tanto que no se había dado cuenta de lo que estaba pasando?—. ¿Vamos a tener que sofocar disturbios?

—Si lo hacemos, es porque la gente no está usando el mismo sentido y bondad de vecindad que se mostraron unos a otros hace unos meses, —respondió Kowalski—. Antes de que el movimiento Humanos Primeros y Últimos hiciera creer a todos que cada vez que una tienda se agota de algo, es una escasez y la gente se va a morir de hambre si no acumula lo que pueda sacar de los estantes, esas mujeres no podrían haber peleado por una docena de huevos. La gente hace cosas estúpidas todo el tiempo. Pero lo más probable es que esté pasando entre conocidos, mujeres que no se conocían aparte de charlar en las tiendas mientras esperaban su turno, pero todavía eran personas que sabían un poco sobre sí. En lugar de pelear por los huevos, habrían dividido la docena para que la mujer pudiera hornear un pastel de cumpleaños para su hijo. Eso es lo que la gente hubiera hecho. Eso es lo que la mayoría sigue haciendo.

—Varias personas han corrido a las restantes ciudades controladas por humanos, buscando trabajo y un lugar para vivir. Estarán tratando de comprar productos racionados en las tiendas también, por lo que es lógico que los suministros no siempre coincidan con la demanda por un tiempo.

—Esta preocupación por la oferta y la demanda no se limita a las tiendas humanas.

Monty consideró el lenguaje corporal de su compañero. Kowalski estaba dando vueltas alrededor de algo.
—Solo dilo, Karl.

—Si no tenemos cuidado, es posible que no seamos bienvenidos en las tiendas de la Plaza Comercial mucho más tiempo, y eso va a hacer más difícil para todos nosotros.

Monty suspiró.
— ¿Esto es por Jimmy?

—Es por todos nosotros. En cuanto a la familia... —Kowalski soltó una risa amarga—. La madre de Ruthie, la mujer que en voz alta declaró que su hija estaba muerta y llamó a mi Ruthie basura, la llamó esta mañana y quiso que Ruthie le comprara un jamón - cinco o seis libras le bastaban-. Después de todo, los monstruos tenían un montón de carne y siempre pueden cazar más si se les acaba. Cuando Ruthie dijo que no podía comprar esa carne, incluso si el jamón estuviera disponible... —Él condujo un minuto en silencio—. Pude oírla gritar a Ruthie desde la habitación, así que tomé el teléfono y colgué a la perra.

—Lo siento, Karl. Por ti y por Ruth.

—Sí, bueno. Personalmente, espero que el puente se queme para siempre. No estoy seguro de lo que dice sobre mí, pero espero que así sea.

—Amas a tu esposa y no quieres verla herida. —Monty estudió a su compañero, con una sensación incómoda apretando en sus costillas. Incluso antes de la tormenta y la dificultad de transportar alimentos y otros bienes entre las regiones, era menos costoso comprar comida en el Courtyard que en otras tiendas de la ciudad. Con los precios subiendo aún más, y con algunos alimentos en escasez, ¿habría presión de amigos y familiares en aquellos que tienen acceso al Courtyard para suministrarles también comida?

¿Vender comida por debajo de la mesa sería una de esas opciones que Jimmy estaba explorando? Dioses.

—Estoy juntando esto con cosas que las chicas escucharon o fueron contadas por Nadine, que tiene más información sobre los suministros de alimentos crudos que el resto de nosotros, ya que su panadería está operando en Un Pequeño Bocado, —continuó Kowalski—. Cuando Simon Wolfgard hizo que los residentes de los apartamentos fueran parte del Courtyard y, por lo tanto, estar entre los seres que pueden comer los alimentos producidos dentro del Courtyard o traídos de las granjas que abastecen al Courtyard, los Otros pensaron que necesitarían un extra de cincuenta libras de carne por semana para proporcionar a sus inquilinos. Alguien se dio cuenta de que ascendía a veinticuatro onzas de carne para cada humano, aproximadamente cuatro hamburguesas de buen tamaño o un pequeño asado o carne para un estofado. Y eso significa que los Lobos ahora tienen que derribar dos ciervos cada semana en lugar de uno, porque la cantidad de carne vacuna y de cerdo que se envía al Courtyard de las granjas Nativos de la tierra no ha cambiado.

Y una manada no tiene éxito en cada cacería.

—El rebaño de ciervos ha sido auto sostenido porque los Lobos no matarán a un cervatillo a menos que ya esté herido. Pero ¿cuánto tiempo seguirá así si son más los venados que mueren que los que se reproducen?

Ahora Monty comprendió por qué tendría que hablar con Louis Gresh. Cada compra de carne de la carnicería de la Plaza Comercial ejercía presión sobre los Wolfgard. Independientemente de si los Lobos preferían comer ciervos o alces a la carne vacuna, algunos miembros de su grupo, principalmente Meg Corbyn, preferían la carne de vaca y el cerdo. El día en que Meg pase hambre porque algún otro humano ha comprado la última libra de carne o la última docena de huevos será el día en que habrá un cambio significativo en la relación entre los humanos en Lakeside y los Terráneos y ese cambio no será bueno.

— ¿Tienes alguna idea sobre esto? — Preguntó.

—Ahora que el Alcalde ha implementado la ley de distribución justa para que cada carnicero reciba un porcentaje de la carne que viene de otra región, veinticuatro onzas es el límite por persona y por semana que un cliente registrado puede reservar en un Carnicería, —respondió Kowalski—. El tipo de carne no importa. Ese es el total.

—Un cambio significativo para la mayoría de los hogares, excepto para los pocos de nosotros que podemos comprar esa cantidad de dos fuentes.

Kowalski asintió con la cabeza.

—Las chicas hablaron sobre eso, y van a comprar lo que puedan de las tiendas humanas porque podemos comprar bienes racionados y los Otros no pueden. Los Terráneos pueden comprar pizzas en Corteza Caliente o comer en Un pícaro plato, pero no pueden ir a una carnicería y comprar un asado. Así que las chicas están pensando que si vendemos la mitad de la ración de carne al Courtyard cada semana, y por "vender" quiero decir recibir un crédito igual a la cantidad que pagamos por la carne- podemos comprar un sándwich en Un Pequeño Bocado o tener una comida en La Carne no es Verde sin poner en apuros a los Otros. Nadine va a llevar la idea a Tess.

—Hablaré con mi madre. Ella puede tener algunas ideas. Incluso durante los momentos de escasez, se aseguró de que comíamos bastante bien. —Monty pensó un momento, luego miró a Kowalski, luchando por no sonreír—. ¿O es mi madre una de las chicas?

Kowalski se ruborizó y se concentró en su conducción.

—Hay un arroyo corriendo por el Courtyard. Tal vez algunos de nosotros deberíamos tratar de pescar un poco. — ¿Había lugares a lo largo de la orilla del lago Etu donde la gente fuera a pescar? Nunca se había interesado en la actividad, pero era otra fuente de alimento.

Un silencio pesado. Finalmente, Kowalski dijo:
—No vamos lo suficientemente lejos en el Courtyard como para llegar al arroyo. No pasará por un tiempo.

Sorprendido, Monty se volvió hacia su compañero.
— ¿Por qué? Pensé que tu y Michael montaban sus bicicletas a lo largo de los caminos del Courtyard. ¿Tienes algún problema con los Wolfgard que son invitados aquí?

—No con ellos, no. No soy un Intuye, pero soy un policía. Michael y yo tenemos la sensación de que hay otros invitados en el Courtyard ahora mismo, a los que nadie menciona, al menos no a ninguno de nosotros.

Antiguos. Incluso la palabra hizo temblar a Monty. Dioses encima y por debajo, ¿habían regresado al Courtyard?

El teléfono móvil de Monty sonó.
—Montgomery. —Escuchó durante un minuto, luego colgó—. Era el Capitán. Se nos espera a él y a mí en la oficina del Alcalde en treinta minutos.

— ¿Problemas? —Preguntó Kowalski.

—Sólo el tipo y el grado están en cuestión. —Después de un momento, Monty agregó en voz baja—. Tu idea de agregar lo que podamos a la olla comunitaria es buena. Es mejor para todos si no parece que esperamos que los Wolfgard cacen para nosotros. Mejor aún si traemos lo que podamos a la mesa.

Detenido en una luz roja, Kowalski miró a Monty y asintió.

No necesitaban las palabras. No había habido necesidad de llenar un formulario de DUD últimamente, o comprobar el montículo donde las llaves y carteras podrían quedar cuando no quedaba nada más de una persona desaparecida. Pero si los Terráneos fueran exprimidos dejándolos sin su presa habitual, irían a cazar fuera del Courtyard por una clase diferente de carne.

*****

Jimmy se sentó en una mesa en El Ciervo y la Liebre, comiendo un puñado de alas de pollo y sirviéndose una cerveza mientras escuchaba a los hombres en una mesa cercana.

—El precio de todo sube, —se quejó un hombre—. Lo único que se mantiene igual es el cheque de pago.

—El precio sube y la cantidad está bajando, —dijo su compañero. Levantó la mitad de su sándwich y luego lo dejó caer en el plato, con aspecto de disgusto—. Compré este mismo almuerzo especial la semana pasada, y el sándwich tenía el doble de carne que éste.

—Se a lo que te refieres. Fui a Un pícaro plato ayer. La porción de lasaña era más pequeña que mi mano, unas verduras y una rebanada de tomate como ensalada, un rollo y una puta porción de mantequilla. Una. Me cobraron diez dólares. Y un segundo rollo con mantequilla es ahora un elemento extra.

—El Alcalde dice que está trabajando con el Gobernador para mantener las líneas de transporte abiertas en el noreste.

—Necesitamos las líneas abiertas para el resto de las regiones. Eso es lo que necesitamos.

—Están abiertas para aquellos que tienen el dinero para engrasar las palmas correctas. Apuesto a que el Alcalde y el Gobernador no están alimentando a sus hijos con una sopa acuosa hecha de cortes de carne baratos.

—Apuesto a que los malditos Otros no tienen hambre tampoco.

Un momento de inquieto silencio. Entonces los hombres se concentraron en sus comidas.

Jimmy miró los huesos de pollo en su plato. Ni siquiera comenzó a llenar el agujero en su vientre. Y una cerveza no lo relajaba como lo hacía la hierba - si pudiera encontrar una fuente ahí en Lakeside-. Los monstruos podían gruñir sobre cualquier persona que disfrutara de un poco de hierba en su propiedad, pero CJ no dejaría que los monstruos lo arrojaran por un poco de hierba, no cuando significaba lanzar a Sandee ya los niños también. Con su madre mirando, el Teniente Crispin James Montgomery suavizaría las cosas, y los mocosos sabían embaucar a los imbéciles sentimentales como a su madre y el tío CJ.

Encontrar una fuente de hierba tendría que esperar. En este momento, necesitaba explorar el Courtyard un poco y ver si podía convertir a los hombres que se quejaban de la comida en una oportunidad de negocio. Dejando caer suficiente dinero en la mesa para cubrir la factura, Jimmy se dirigió a la puerta.


Al salir del El Ciervo y la Liebre, se dio cuenta de que el hombre de cabello rubio que estaba sentado en el bar, también alimentándose de una cerveza, lo había estado observando por el espejo detrás del bar todo el tiempo.
Leer más...

domingo, 26 de marzo de 2017

Adelanto: Capítulo 9 Etched in Bone - Anne Bishop



Capítulo 9



Firesday, 10 de Messis


— ¿Meg?

Siguiendo la voz de Merri Lee, Meg fue a la habitación de atrás de la Oficina del Enlace y abrió la puerta para su amiga. Entonces notó a Sierra de pie cerca de ella.

Merri Lee entró. Habló con tanta calma que Meg apenas pudo oírla.
— ¿Podrías usar las cartas para contestar un par de preguntas?

Meg miró a Sierra.
— ¿Que está pasando?

—Simon dice que Sierra tiene que elegir entre sus hijas y su hermano Cyrus. Nos ha preguntado a todos, excepto a Ruth, que todavía está en la sala de clase con los niños, y todos le hemos dicho lo mismo: Simon le sacará a sus chicas, las llevará fuera del Courtyard si ella decide ser parte de la manada de Cyrus. Pero es como si hubiera perdido su cerebro y no cree que esto pueda suceder. Finalmente le dije que te pediríamos que miraras las cartas como el insumo final antes de tomar su decisión.

Meg asintió con la cabeza. Merri Lee le hizo un gesto a Sierra, y las tres entraron en la sala de clasificación.

Nathan estaba en el mostrador, tomando nota de quién estaba en la sala de clasificación con Meg.

—Consulta privada, —dijo, y cerró la puerta privada casi por completo. El Lobo, con su agudo oído, todavía sabría todo lo que se dijera, pero la ilusión de privacidad era por el bien de Sierra.

Sacó la caja de madera del cajón, la puso sobre la mesa y sacó todas las cartas, extendiéndolas. Alfileres y agujas llenaron sus pechos, haciendo que sus pezones ardieran. Le hizo sentirse agradecida de que no tuviera que usar la navaja en esa parte de su cuerpo.

— ¡No!, —gruñó cuando Sierra se lanzó a por una de las cartas.

—El que alguien más maneje las cartas interfiere con la capacidad de Meg de encontrar las respuestas a las preguntas de la gente, —explicó Merri Lee, apartando la mano de Sierra de las cartas.

—Es absurdo, —dijo Sierra con enojo—. No tiene derecho a decir que soy incapaz de cuidar a mis hijas.

Las manos de Meg zumbaban.
— ¿Cuál es tu pregunta?

Antes de que Sierra respondiera, Merri Lee dijo:
—Dos preguntas. La primera es: ¿qué pasará con Bonnie y Carrie si están separadas de su madre?

Meg cerró los ojos y silenciosamente repitió la pregunta. Sus dedos rozaron las cartas hasta que una produjo un zumbido doloroso en su mano izquierda. Abrió los ojos y giró la carta para que todas pudieran ver la respuesta.

—Futuro incierto, —dijo, sintiéndose preocupada.

— ¿Qué significa eso? —preguntó Sierra.

—Significa que podrían estar bien y tener una buena vida, o las cosas podrían salir mal para ellas, —respondió Merri Lee—. Pero ahora mismo, no hay una respuesta clara.

Meg puso la carta boca abajo y la puso a un lado.
—Segunda pregunta.

— ¿Qué le pasará a Sierra si sigue permitiendo que su hermano la presione para que haga cosas que sabe que están mal?

Meg respiró hondo. Podría haber jurado que acababa de sentir el beso de la navaja de plata contra su piel. Ella siguió el zumbido, parcialmente distraída por las heladas agujas que sentía en su muñeca izquierda, el lugar exacto donde pensaba que había sentido la navaja.

Encontró la carta que zumbaba con la respuesta a la pregunta, la dio vuelta y se apartó de la mesa antes de abrir los ojos.

Merri Lee parecía pálida. ¿Y Sierra? ¿Fascinada? ¿Horrorizada? Meg no quería gastar su energía tratando de recordar una imagen de entrenamiento que se ajustara a la expresión de Sierra, especialmente después de mirar la carta elegida para el futuro de la joven.

Figura encapuchada sosteniendo una guadaña.

—Muerte, —susurró Merri Lee—. Cyrus empujará y empujará hasta que suceda algo que te mate. Sigues diciendo que le debes. Me lo dijiste a mí, a Theral, a Eva, incluso a la señora Debany, tratando de convencer a alguien de que le debes. Todas te dijimos la misma cosa: sólo porque creíste lo que él dijo cuando eras una niña no lo hace verdadero. Pero no estamos hablando de que él consiga más que su parte de una galleta porque renuncias a parte de la tuya. Ya no. Eres una adulta y vas a perder mucho más que una galleta. Es hora de que dejes de arruinar tu vida mientras todavía tienes una.

Sierra corrió por la puerta trasera, sollozando.

—Ve tras ella, —dijo Meg.

— ¿Estás bien? —preguntó Merri Lee.

Ella asintió.
—Tengo que pensar en algunas cosas.

Esperó hasta que estuviera segura de que Merri Lee se había ido. Luego pasó los dedos por las cartas e hizo una pregunta.

¿Por qué Simon permite a Cyrus Montgomery permanecer en el Courtyard?

Porque Cyrus era hermano del Teniente Montgomery, no era suficiente. Tenía que haber otra razón.

Estrictamente hablando, su pregunta no se prestaba a una profecía, y no estaba segura de que sería guiada a una respuesta. Entonces sus dedos ardieron. Cogió la carta, abrió los ojos y la giró. Dejó caer la carta boca arriba encima del resto.

Meg miró la carta. Miró fijamente, la miró y miró  mientras que pensaba en niños y madres y lugares seguros para construir una vida.

Tomó el teléfono y llamó a Steve Barquero. Y luego llamó a Simon.


*****


— ¿Está comprando El Ciervo y la Liebre? —Simon meneó la cabeza y estudió al Capitán Burke—. ¿Por qué me lo cuenta? Los Terráneos no bebemos alcohol. —Por lo menos, no de un vaso. Se sabía que los Sanguinati se emborrachaban cuando se alimentaban de alguien que había estado consumiendo alcohol. Y los Lobos y otros cambiantes podrían verse afectados por drogas u otras sustancias en la sangre de un humano. Pero ir a una taberna no era algo que los Otros hicieran por elección, porque los humanos que se emborrachaban de valor líquido podían ser peligrosos.

El Ciervo y la Liebre también sirve comida. Comida de Pub. —Burke sonrió—. Proporcionará un lugar en el barrio donde todos podrían mezclarse. El lugar tiene una gran pantalla de televisión. Los clientes vienen a ver eventos deportivos. Otra clase de experiencia para su gente, y un lugar seguro para la mía.

—Para los amantes de Lobo. —Simon comprendió de repente. Nunca fue seguro para alguien como él entrar en ese tipo de lugares. Pero no era seguro para un humano como Kowalski o Debany entrar en una guarida de beber tampoco. Ya no.

— ¿Por qué me lo cuenta? —preguntó Simon de nuevo.

—Los clientes de El Ciervo y la Liebre han causado algunos problemas en el pasado.

Es cierto, pero los últimos humanos que cruzaron la calle con la intención de causar problemas fueron asesinados por los Antiguos, y sus intestinos terminaron adornando los árboles cercanos.

¿Tal vez esa era la razón de que la taberna estuviera a la venta?

—La otra razón, es porque quería presentar unas ideas, —dijo Burke—. Me pregunto si un Intuye de Isla Grande estaría interesado en manejar la taberna. Me pregunto si uno de los Sanguinati estaría interesado en aprender a atender un bar. Algunos de los camareros se quedan porque quieren los puestos de trabajo. Creo que el cocinero se quedará por la misma razón. Hay un apartamento, así como una pequeña oficina en el segundo piso. El apartamento sería parte del sueldo del gerente si quiere vivir allí.

—Un negocio que sea una comunidad mixta.

Burke asintió con la cabeza.
—Tener un gerente que tenga presentimientos sobre problemas antes de que comiencen sería beneficioso para todos nosotros.

—Quiere que hable con Vlad y con Steve Barquero.

—Sí.

Simon estudió al Capitán de la policía.
— ¿Sabe lo que pasó aquí?

—Me lo contó el Teniente Montgomery. Me gustaría quedarme y escuchar la decisión, si está bien con usted.

Antes de que Simon pudiera responder, sonó el teléfono.
Aullidos, Buena Lectura, —se puso en pie—. ¿Meg? ¿Qué...? ¿Estás...? Voy para allá.

Burke también se levantó.
— ¿Problemas?

—Todavía no, —Simon se apresuró hacia la puerta y se detuvo cuando se dio cuenta de que casi había dejado a Burke, un humano, solo en el despacho de ABL, algo que no habría pensado hacer unos meses atrás.

Burke se encontró con él en la puerta, y luego salió delante de él, corriendo por las escaleras para salir del camino. Simon pasó por delante del hombre y corrió a la Oficina del Enlace para averiguar por qué Meg necesitaba verlo tan urgentemente antes de que Sierra hiciera una elección.

*****


—Ya llamé a Steve Barquero, —dijo Meg cuando Simon entró corriendo en la sala de clasificación.

« ¿Simon?» Nathan plantó las patas delanteras en el mostrador y miró al líder Wolfgard por la puerta privada.

« ¿Hubo problemas aquí?», Preguntó Simon.

«No. Algunos gruñidos cuando Meg usó las cartas proféticas, pero fue sobre todo Merri Lee quien hizo los gruñido, y no gruñó a Meg.»

La caja de madera con la tapa tallada que Henry hizo para guardar las cartas proféticas estaba sobre la mesa. Tres cartas estaban sobre la mesa, boca abajo.

Meg esperó a que Simon estuviera junto a ella.
—Merri Lee hizo dos preguntas en nombre de Sierra. ¿Qué pasará con Bonnie y Carrie si eran separadas de su madre? —Ella giró la carta con el gran signo de interrogación—. ¿Qué le pasará a Sierra si sigue permitiendo que su hermano la presione para que haga cosas que sabe que están mal? —Ella le entregó la segunda carta.

Desnudó los dientes.
—Muerte.

—Mi pregunta: ¿por qué estás permitiendo que Cyrus se quede en el Courtyard? —Ella giró la carta que representaba algo terrible y peligroso, algo que la mayoría de los humanos pensaban era una criatura fantástica e imaginativa y la mayor parte de los Terráneos -aunque sabían que existían tales formas-, nunca las habían visto—. Tu decisión tiene algo que ver con ellos, ¿no? Los Antiguos van a regresar al Courtyard.

Simon la miró fijamente mientras sus orejas tomaban la forma de Lobo y de repente la piel le cubrió los hombros y el pecho.
—Ya están aquí.

— ¿Que quieren?

—Observar. Aprender.

— ¿No quieren que eches a Cyrus?

—Todavía no. — Vaciló, tratando de pensar en cómo explicarlo—. La manada humana conectada con el Courtyard es tan grande ahora como en algunos de los asentamientos humanos en el país salvaje. Los humanos aquí estaban trabajando bien juntos y trabajando bien con nosotros. Entonces, Cyrus entra y los humanos de repente se pelean entre sí. Los Antiguos quieren saber por qué un humano puede agriar una manada completa. Si no pueden aprender la razón observando a los humanos conectados al Courtyard, no permitirán que los humanos emigren a ninguno de los lugares recuperados. No permitirán que los humanos emigren en absoluto.

Simon tocó el hombro de Meg, deseando contacto por un momento.
—Yo también quiero entender, Meg. Los humanos que causan este tipo de problemas por lo general se alejan de nosotros. Ciertamente no estarían tratando de trabajar con nosotros. No es que ese Cyrus se ofrezca a hacer ningún tipo de trabajo. —Hizo una pausa—. Parece que debería ser una lucha por el dominio, pero Montgomery no parece entender eso.

— ¿Una lucha por el dominio decidiría quién es el líder de la manada humana?— Preguntó Meg.

El asintió.

—Entonces no sería el Teniente Montgomery quien pelearía contra Cyrus; Sería el Capitán Burke.

Simon parpadeó. Había estado pensando en una disputa dentro de una manada familiar, pero Meg tenía razón. Ahora que el conflicto se había derramado sobre el resto de la manada humana, Cyrus tendría que derrotar a Burke para demandar dominación sobre el resto de ellos.

De repente, estaba deseando ver su próxima reunión.

Meg levantó la barbilla. Al principio pensó que le estaba invitando a que le diera una lamida. Entonces recordó que, en los libros con besos, las hembras levantaban la barbilla como una exigencia o para indicar desafío. Como no sabía lo que Meg estaba desafiando o exigiendo, sólo se quedó esperando.

—Si tenemos que dejar que Cyrus se quede, quiero que tú y Steve Barquero encuentren una manera de trasladar a Sierra y a sus hijas a Isla Grande.

—Es humana, Meg. Desembarco del Ferry es un pueblo Intuye.

—Pero Roger Czerneda no es un Intuye, y Steve lo contrató como oficial de policía a tiempo completo para el pueblo.

—Eso fue diferente.

—Sí. El Oficial Czerneda no necesitaba estar en un lugar que estuviera más allá del alcance de alguien. —Meg lo miró a los ojos—. Estar en el Courtyard me puso más allá del alcance del Controlador, más allá del alcance de las leyes humanas que habría usado para recuperarme y quedar bajo su propiedad. El Courtyard es un lugar seguro para Theral porque la pone fuera del alcance de Jack Fillmore. Pero no es un lugar seguro para Sierra porque Cyrus está aquí, porque él ejerce una especie de propiedad sobre ella, y mientras esté a su alcance, seguirá siendo débil en lo que a él le concierne. —Ella apoyó su mano en la suya—. Simon, las hijas de Sierra la necesitan.

Simon giró la mano para sostener la suya.
—No creo que las cachorras de la Sierra sobrevivan si se le permite mantenerlas.

El que las cachorras de la Sierra sobrevivan importaría a Meg, especialmente después del descubrimiento de que los humanos que "poseían" a las profetas de la sangre habían estado matando a los cachorros indeseados de las chicas.

—He estado pensando en mi amiga Jean, que fue llevada al recinto cuando era pequeña, —dijo Meg—. Tenía una madre, un padre y un hermano. Nunca olvidó que tuvo una familia una vez o que la alejaron de ellos. Si empezamos a dividir a las familias porque decidimos que algo malo podría suceder a los niños, ¿somos mejores que el Controlador o los otros hombres como él? Al principio, afirmaron que se llevaban a las niñas lejos de sus familias por el bien de las niñas. —Hizo una pausa y añadió—: Dale a Sierra una segunda oportunidad.

—Llegar a Lakeside fue una segunda oportunidad, —argumentó—, ¿y qué hizo la Sierra? Llamó a Cyrus y le dijo dónde encontrarla.

—Entonces llama a esto una última oportunidad. Una última oportunidad para liberarse de Cyrus y construir una vida para ella y sus hijas.

— ¿Y si no quiere liberarse?

Meg se veía tan triste, se preguntó si estaba pensando en las Casandras de sangre que eligieron quedarse en los recintos. Eligieron seguir siendo una mercancía que se consumiría a cambio de que alguien cuidara de ellas para que no tuvieran que cuidar de sí mismas.

—Entonces esa es su elección. —Suspiró.

—También es la elección de Steve Barquero, así como de los Terráneos en Isla Grande. Nadie se instala en la isla sin su consentimiento. —Simon pasó una mano por la cabeza de Meg—. Tu pelo está creciendo. Ya no se parece a la pelusa de cachorro.

Puede que ya no pareciera una pelusa de cachorro, pero no podía resistirse a acariciarlo cada vez que pensaba que no le gruñiría.

«Acaba de llegar el patrullero,» informó Nathan. «No es un aullido, pero todas las luces están parpadeando.»

Meg y Simon entraron en la sala delantera justo cuando la puerta del pasajero se abrió y un hombre de pelo oscuro salió.

— ¿Qué le dijiste a Steve Barquero? —Preguntó Simon.

—Que necesitábamos hablar con él y que era urgente, —Meg respondió—. Pero es hora de esa reunión, y es mejor que me quede aquí.

Tratando de no parecer demasiado feliz cuando tenían cosas serias que discutir, Simon saltó sobre el mostrador y salió a saludar al alcalde de Desembarco del Ferry.

—Has llegado aquí a toda prisa, —sonrió mientras caminaba hasta donde el Intuye esperaba junto al patrullero—. La mirada aguda que recibió de Steve Barquero le dijo que sus orejas no habían vuelto del todo a humanas todavía.

—Meg dijo que era urgente, —respondió Steve—. ¿Qué pasó? No sueles parecer tan contento de verme.

Meg dijo "nosotros". Estábamos hablando y estábamos decidiendo. Compañeros sacando adelante un Courtyard. Y eso significa que ya no eres un rival serio.

No es que Steve Barquero se hubiera presentado a Meg como una pareja potencial. Pero Barquero era humano y no tenía que adaptarse a cosas que no eran una parte natural de sí mismo.

— ¿Te importa si el oficial Czerneda entra en el estacionamiento de los empleados? —preguntó Steve.

—No, pero si quiere comida, tendrá que ir a La Carne no es Verde. Hay una discusión en la cafetería. Eso es parte de la razón por la que estás aquí.

Steve le dirigió una larga mirada a Simon.
— ¿Estoy aquí como alcalde de Desembarco del Ferry?

—Sí.

Esperaron hasta que Roger Czerneda condujo el coche por el camino de acceso antes de dirigirse hacia Un Pequeño Bocado. Simon le contó a Steve sobre la Sierra y la elección que tenía que hacer. Le contó a Steve sobre las dos cartas que Meg sacó en respuesta a las preguntas sobre la Sierra y sus cachorras, y sobre la preocupación de Meg por las chicas si la Sierra moría.

No había equiparado a las niñas con su sobrino Sam. ¿Qué le habría pasado a Sam si Daphne hubiera muerto en cualquier otro sitio que no fuera el Courtyard de Lakeside? Simon había llegado a su hermana momentos después de su muerte, había estado allí para llevar al cachorro traumatizado al Complejo Wolfgard, donde él y Elliot hicieron todo lo posible por cuidar de Sam.

Así como el Teniente Montgomery y la señora Twyla se ocuparían de las cachorras de la Sierra si quedaban huérfanas. ¿Pero eso sería así en una manada humana si la Sierra viviera en otra parte?

—Escucharé, —dijo Steve—. No puedo prometer hacer más que eso.

—El Capitán Burke también quiere hablar contigo.

—Si Burke quiere que Roger se transfiera a su comisaría, olvídalo, —gruñó Steve.

Simon sonrió, apreciando la posesividad humana de su propia manada.
—Compró El Ciervo y la Liebre y piensa que tener un Intuye como gerente sería una buena idea.

Steve se detuvo en la puerta de atrás de Un Pequeño Bocado.
— ¿Cómo te sentirías acerca de eso?

—Emily Faire reclamó uno de los apartamentos como su guarida, así que los Intuye ya están superponiéndose en nuestro territorio.

—Una joven no es una invasión.

—La manada femenina fue la invasión, —gruñó Simon—. Peluches explosivos. Conejitos con dientes.

Steve se echó a reír.
—Me gusta hablar contigo, Wolfgard. Ustedes enfrentan desafíos que hacen que mis deberes de alcaldía parezcan fáciles.

« ¿Simon?» preguntó Vlad. «Es hora»

Simon abrió la puerta de la cafetería y entró primero como una cortesía a su huésped. Si Tess y Nadine todavía estaban en un estado de ánimo peligroso, podría advertir a Steve, quien tendría la oportunidad de huir.

La cafetería estaba tan llena de testigos, que casi sintió lástima por la Sierra. El cabello de Tess estaba rojo y verde, pero no vio hebras negras. El cabello de Nadine no daba ninguna advertencia sobre su estado de ánimo, pero Simon notó que Henry estaba detrás de la mujer, dispuesto a agarrarla si trataba de saltar sobre la Sierra. Vlad estaba en el arco, manteniendo un ojo en Merri Lee y el resto de la manada femenina. La manada policial estaba allí. También Elliot y la señora Twyla, así como el agente O'Sullivan. De hecho,  las únicas humanas que no estaban allí para presenciar la decisión de la Sierra eran Ruthie, que estaba cuidando a los cachorros humanos, Meg, y...

« ¿Dónde está Eva Denby?» Simon preguntó a Vlad.

«Ese Cyrus se sentía muy mal, Eva lo llevó a él ya su pareja al Hospital Lakeside. Ella no ha vuelto todavía. Los cachorros de ese Cyrus están con el resto de los cachorros humanos.»

Ya que fue Vlad quien dejó dos cachorros extra con Ruthie en medio del horario escolar, Simon esperaba que ella no le gruñera a él.

La Sierra estaba en el centro de la habitación, parecía pequeña y débil. Se veía como una tía ayudando a criar a los cachorros de la pareja dominante. De hecho, era así como Cyrus parecía tratarla, como alguien que se esperaba que le ayudara a criar a sus cachorros. Eso habría estado bien si no hubiera tenido sus propias cachorras. Pero incluso para los estándares de la manada, no era correcto esperar que ella cazara y proporcionara la comida para todos mientras que los otros dos adultos no hacían nada comprensiblemente útil.

Simon se paró frente a la Sierra.
— ¿Hiciste una elección?

La Sierra se abrazó a sí misma.
—Quiero mantener a mis niñas. Y no quiero morir. —Las palabras eran un grito de súplica por ayuda.

Preguntándose si podía mencionar un traslado de ella y sus cachorras a Isla Grande, Simon miró a Steve Barquero y se sorprendió por la mirada dura y sombría en la cara del hombre. Claramente, la Sierra no iría a Desembarco del Ferry.

—La última oportunidad, Sierra Montgomery, —dijo Simon—. Si quieres mantener a tus cachorras, te mantendrás alejado de ese Cyrus.

Miedo. Y alivio. Alguien además de que Cyrus había determinado el lugar de la Sierra dentro de una manada. Ahora mismo, no le importaba que la decisión hubiera sido tomada por un Lobo.

La Sierra empezó a llorar. La señorita Twyla puso sus brazos alrededor de la otra hembra y sacó a su cachorra de Un Pequeño Bocado.

El resto de los humanos se escaparon de la cafetería, excepto Burke y Steve Barquero. Montgomery se habría mantenido firme, pero una mirada de Burke envió al Teniente a alejarse, prueba de que Burke era el macho dominante de la manada humana.

— ¿Quieres que considere la posibilidad de que Sierra Montgomery se traslade a Isla Grande? —preguntó Steve.

—Sí.

— ¿Fue tu idea?

Simon sacudió la cabeza, desconcertado por el olor a ira que rodeaba al hombre.
—Fue de Meg.

—Entonces hablaremos con Meg. —Steve se dirigió a la puerta trasera y miró a Burke por encima del hombro—. ¿Entiendo que quiere hablar conmigo antes de que me vaya?

—Si es conveniente, —Burke respondió, sin hacer movimiento para irse.

Steve miró a Simon.
—Nos vemos en la Oficina del Enlace.

Preguntándose dónde estaban Tess y Nadine, Simon se centró en el Capitán de la policía.

Burke le dedicó una sonrisa feroz y amistosa.
—Leí un artículo hace unos años sobre cómo los cazadores en algunas partes del mundo usan una cabra atada para sacar a los depredadores al aire libre. Sólo me estoy preguntando qué tipo de depredadores quiere atrapar con un cebo como Cyrus Montgomery.

A veces Burke era demasiado inteligente. Pero sacar a otros depredadores como ese Jack Fillmore sería un beneficio adicional. Los Antiguos no estaban mirando para ver qué otros tipos de depredadores atraería  ese Cyrus, sino como los otros humanos respondían a un depredador que también era una sanguijuela.

—Tener a Cyrus aquí supone una tensión en Monty, por no hablar de la tensión en Twyla y Sierra, —continuó Burke—. ¿Hay alguna razón para hacerlo?

Simon consideró lo que él podría, -o debería- decirle al Capitán Douglas Burke, macho dominante de la manada humana.

—Esta no es mi elección. —Antes de que Burke pudiera responder, Simon dijo—: ¿Arregló la puerta de la comisaría? ¿Reemplazó el vidrio que fue rasgado por los dientes y las garras de Namid?

Burke palideció.
—No. Convencí al jefe de la estación de que era un valioso recordatorio de por qué la policía y el gobierno local necesitan trabajar con el Courtyard de Lakeside.

— ¿La cabra atada? No es mi elección.

— ¿Están aquí? —preguntó Burke.

Simon asintió.

— ¿Monty sabe de sus...Invitados?

—Ninguno de los humanos lo sabe. —Excepto Meg, pero ella lo había descubierto por sí misma—. Capitán... Lo que los Antiguos prenden al observar a ese Cyrus y el resto de la manada humana afectarán las decisiones que tomen sobre cada ser humano en Thaisia.

—Bueno, —dijo Burke al tiempo—. Haré lo que pueda para ayudar al Teniente Montgomery y a sus hombres a mantener las cosas tranquilas —señaló hacia el arco—. ¿Le importa si miró mientras tiene su reunión con el señor Barquero?

—Adelante. Tenemos algunos nuevos thrillers de autores Terráneos. —Había también un nuevo libro de La Brigada Lobo, pero Simon no pensó que le interesaría a Burke. Además,  el puñado de ejemplares que había pedido para la tienda ya se habían vendido y había una larga lista de espera para la copia en la biblioteca de la Plaza Comercial, y algunos de los nombres de la lista de espera pertenecían a los humanos.

Dejando a Burke a lidiar con Merri Lee, su empuña tetera peluche explosivo y Subdirectora, Simon salió por la puerta trasera de Un Pequeño Bocado y se preguntó qué quería decirle Steve Barquero a Meg.

*****

—No, —dijo Steve.

Asustada por la ferocidad en esa palabra, Meg se acercó a Simon, quien mostró sus dientes y gruñó al Intuye.

— ¿Por qué? —preguntó—. Sierra necesita un lugar seguro para vivir.

—No en Desembarco del Ferry. Y no en la isla. La observé, Meg. La escuché. Y tuve una sensación, una muy mala sensación, de que iba a causar serios problemas a mi gente si yo le permitía trasladarse a Isla Grande.

No había estado preparada para una discusión, no había considerado que Steve pondría uno de sus presentimientos por delante de una de sus profecías, incluso si su predicción del futuro provino del uso de las cartas proféticas.

—Ella necesita un lugar seguro, — Meg insistió.

—Entonces, tú y Simon y su hermano policía deberían ayudarla a trasladarse a algún lugar lejano.

Simon había estrechado los ojos en Steve y gruñó suavemente, pero no añadió nada a su argumentación, lo que la hizo preguntarse si realmente estaba de acuerdo con Steve. Lo que la hizo enfurecer.

—Dame una buena razón para no permitir que Sierra viva en Isla Grande, —replicó Meg.

—Puedo darte cinco, —replicó Steve—. Seis si cuentas a Jean.

Ella se tambaleó como si le hubiera dado una bofetada.

Steve se pasó los dedos por el pelo.
—No estoy diciendo que Sierra fuera a perseguir a las chicas y tratar de hacerles un daño deliberado. No tuve esa sensación. Pero todos los que viven en Desembarco del Ferry saben sobre las muchachas. Casi todos los negocios en el pueblo están involucrados en la construcción del nuevo campus, y Lois Greene ha comenzado a imprimir un informe del progreso en el Periódico de Isla Grande. Que estamos cuidando de las jóvenes profetas de la sangre no es un secreto, dioses, yo soy el que envía los correos electrónicos de La guía de las profetas de la sangre, pero no hay mucha gente más allá de Intuyes y Terráneos que sepan sobre las chicas a nuestro cuidado. —Vaciló, luego miró directamente a Simon—. Stavros Sanguinati lo sabe. Se acercó para presentarse, siendo el nuevo líder en Cataratas de Talulah. Dijo que podría llamarle si necesitaba su tipo de ayuda.

Meg miró a Steve, luego a Simon.
— ¿Qué tipo de ayuda? —Había conocido a Stavros. Le recordaba a Vlad, sólo que más intenso.

—Stavros fue el solucionador de problemas del Courtyard de Toland, —respondió Simon, concentrado en Steve—. No ofrece su clase de ayuda a la ligera.

Steve asintió.
—Esa fue mi impresión.

La piel alrededor de la espalda de Meg vibró. La sensación de alfileres y agujas pinchaba la piel por encima de su clavícula. Quería cortarse, quería sentir el alivio y la liberación. Quería la euforia que provenía de la profecía hablada. Había estado bien durante semanas y semanas, usando las cartas en lugar de la navaja. Cartas que podían proporcionar respuestas pero no el placer.

— ¿Meg?

La mano de Simon, cálida en su nuca.

—Sierra y Cyrus, —dijo suavemente—. Es como yo y la navaja, ¿no?

No oyó el gruñido; Ella sintió el ruido de él a través de su mano.

—No hay necesidad en eso, —dijo Steve, sonando triste.

No necesitaba más que querer algo que la dañara y eventualmente la matara.

Sacó la caja de madera del cajón y extendió las cartas proféticas sobre la mesa de la sala de clasificación.
—Haz la pregunta.

Steve parecía confundido, o tal vez no estaba dispuesto a hacerlo.

— ¿Qué pasaría si la Sierra se trasladara a Isla Grande? —Dijo Simon—. Habla, profeta, y te escucharemos.

Meg cerró los ojos y dejó que sus dedos rozaran sobre las cartas hasta que encontró la que hizo que sus dedos ardieran, hizo que su espina dorsal zumbara y la piel alrededor de su clavícula pinchara. Dio vuelta la carta antes de abrir los ojos.

Figura encapuchada sosteniendo una guadaña.

—Muerte, —dijo Simon, sombrío.

—No sabemos quién va a morir, —dijo Meg.

—No importa, —respondió Steve—. Puede ser Sierra o una de las jóvenes profetas de la sangre. Puede ser un Intuye o uno de los Terráneos. Si vive entre nosotros, traerá la muerte.

—Porque no podrá resistir su propia clase de navaja, — dijo Meg. ¿No estuvo recibiendo ese mensaje de una forma u otra de Ruth y Merri Lee o Theral?—. Tarde o temprano, Sierra llamara a Cyrus o dejara una especie de pista de dónde encontrarla.

—No soy un consejero, pero eso suena cierto, —dijo Steve—. Hasta que elija no hacer esa llamada, no hay lugar seguro para que ella viva, y no puedo estar de acuerdo con algo que pondrá en riesgo a nuestros ciudadanos más vulnerables.

Meg asintió con la cabeza. No podías ayudar a alguien que no quería ayuda. Era una dura y amarga lección de vida.

—Bueno, —dijo Steve después de un incómodo silencio—. Mejor que vaya a escuchar lo que el Capitán Burke tiene en mente. —Se acercó a la mesa y tocó la mano de Meg—. Siento no haber podido ayudar. —Dando una inclinación de cabeza a Simon, él dejó la Oficina del Enlace.

Meg recogió las cartas y las devolvió a la caja.
—Lo que los Antiguos esperan aprender de todo esto, espero que valga la pena.

Un momento de vacilación. Entonces sintió el calor del cuerpo de Simon cuando se acercó a ella, sintió que sus labios presionaban ligeramente contra su sien, dándole la más extraña sensación de placer.

—Yo también lo espero, —dijo.


*****


Simon encontró al Teniente Montgomery en La Carne no es Verde, bebiendo agua helada y fingiendo comer un pequeño tazón con requesón.

— ¿Por qué? —Tomando asiento frente a Montgomery, Simon señaló el cuenco—. ¿Te gusta ese queso?

Montgomery le dedicó una sonrisa cansada.
—En realidad no, pero sentía que debería comprar algo si me iba a quedar aquí, y el requesón es algo frío para comer en un día caluroso. —Jugueteó con la cuchara—. Traje este problema a tu puerta. Lo siento.

—Querías proteger a tu madre y a tu hermana, llevarlos a un lugar más seguro, —replicó Simon—. Te animé a hacerlo.

—No esperaba a Jimmy. Su estancia aquí cambia las cosas.

Simon esperó. No podía obligar a ese Cyrus a alejarse del Courtyard, pero los Antiguos no dijeron nada acerca de que Montgomery enviara al otro humano lejos.

—Eva Denby me llamó desde el Hospital Lakeside. Parece que Jimmy tuvo algún tipo de ataque: dificultad para respirar, sensación de debilidad del corazón. —Monty miró fijamente el plato de requesón—.  Alguien aquí ha expresando... ¿disgusto?

—Sí. —No había punto en negarlo, incluso si no confirmara que Tess, una Cosechadora, Jinete de la plaga, fue quien tomó parte de la energía vital de ese Cyrus.

— ¿Alguien más ha resultado herido? —preguntó Monty.

—No. —Él sabía lo que querría como Lobo, pero no estaba seguro de lo que un humano querría. —Podríamos trasladar a la Sierra y sus cachorras al otro edificio de apartamentos. No moveré a ese Cyrus allí, no con tres mujeres viviendo allí solas. —Bueno, el oficial Debany estaba casi viviendo con Merri Lee en su guarida, pero él no estaba allí todo el tiempo para desalentar cualquier cosa que ese Cyrus pudiera decidir hacer.

—Preferiría tener a mi hermana en el mismo edificio que yo, —dijo Monty. Empujó el plato de requesón a un lado, luego bebió un poco de agua—. ¿Por qué pusiste a Jimmy y a su familia en el segundo piso?

—No puede volar. No creemos que él estaría inclinado a usar el porche para escaparse o meterse  si tenía que subir al segundo piso. Y aunque lo intentara, lo veríamos antes de llegar al suelo.

La sonrisa de Monty fue efímera pero genuina.
—Tienes razón. Pero tendría menos contacto con Sissy... con Sierra, si no tuviera motivos para estar en el segundo piso.

Mientras Simon pensaba en eso, tiró del tazón de requesón a su lado de la mesa y comió una cucharada. Le gustaba el queso y felizmente compraba su parte cuando una entrega provenía de una granja lechera Nativos de la tierra. Pero no importaba como ellos lo llamaran, esto no era su idea de queso. Pensó que no le gustaba porque era un Lobo. Tal vez era porque él era un macho, ya que Meg y la manada femenina elegían comerlo.

—Ese Cyrus y su pareja todavía están en el hospital, y sus cachorros están en la sala de clases con Ruthie, —dijo Simon—. Podríamos trasladar todas sus posesiones al otro apartamento de abajo en tu edificio y hacer que Chris Fallacaro cambie las cerraduras de modo que la llave que le dimos a Cyrus funcionara en el otro apartamento. —Cuando Montgomery vaciló, añadió—: Quiero ver sus cosas, podría pedirle a Jenni y Starr que empacaran sus pertenencias.

—Sin ofender a las Crowgard, pero creo que sería mejor si yo empaco las cosas, —dijo Monty.

—Bueno, no es probable que pierdas ningún brillo mientras llevas las pertenencias por las escaleras. —Simon sonrió—. Te ayudaré. —Los lobos habían mirado en las maletas cuando llegó ese Cyrus, pero no le dañaría ver si el humano trajo algo que no estaba permitido.

—Gracias. Voy a hablar con el Capitán Burke acerca de tomar algún tiempo personal para esto.

Steve Barquero y Roger Czerneda habían dejado el Courtyard, pero Burke seguía en Aullidos, Buena Lectura. Parecía divertido mientras sostenía los dos libros que había elegido: un thriller de Alan Wolfgard y un libro que Merri Lee denominó un típico Crowgard, con un detective aficionado que tenía el hábito de recoger más que pistas mientras investigaba un asesinato.

—Este es el otro, —dijo Merri Lee al regresar al frente de la librería. Le entregó a Burke un libro que, por lo visto, ya había sido leído varias veces—. Jesse Walker de Pradera de Oro nos lo envió. Puede tomarlo como un préstamo. Es una serie de misterio-thriller con un investigador humano que recibe asistencia de un par de conocidos Terráneos. Me parece que el autor es bastante popular entre las comunidades Intuye, pero es desconocido en cualquier otro lugar.

— ¿Estaba en la caja de libros que Jesse Walker envió a ABL? —El pecho y los hombros de Simon se encogieron con un poco de molestia. Hasta que él y Vlad decidieran si ordenar copias para la tienda, se suponía que esos libros eran una distracción para Meg, que no se entregarían a otros humanos.

—Jesse envió dos copias de ese, —respondió Merri Lee, mostrando sus dientes.

Simon fingió que los dientes se mostraban en una sonrisa. La manada femenina estaba molesta debido a la Sierra, y realmente no quería enredarse con ninguna de ellas. Al menos, no sobre un libro.

—Tengo toda la información que tú o Vlad necesitan para pedir nuevas copias de la serie, —dijo Merri Lee.

—Ya. Bien. El Teniente Montgomery y yo cruzaremos la calle. Vlad debería estar cerca si necesitas ayuda con cualquier cosa.

— ¿Problema al otro lado de la calle? —preguntó Burke.

Simon fue a la mesa de exhibición para darle a Montgomery la ilusión de privacidad mientras hablaba con el Capitán y darse un momento para digerir los cambios que habían ocurrido desde que los Elementales y los Antiguos tomaron represalias contra el movimiento Humanos Primeros y Últimos, alterando muchas cosas en Thaisia, sin mencionar la salvaje destrucción de la Alianza de Naciones del Bloque Romano al otro lado del Atlántik.

En una pata, se sintió aliviado de que el Courtyard no estuviera vacilando mientras que su atención se tiraba en tantas direcciones. En la otra pata, se sentía raro no saber qué pasaba en su propia tienda. ¿El resto de los miembros de la Asociación Empresarial se sentían de la misma manera? Tal vez no Henry, que pasaba su tiempo en forma humana tallando tótems y esculturas de madera. Pero Tess estaba más volátil últimamente.

Miró los libros de la mesa. Quería arreglar algunas cosas como sustituto a levantar una pierna y marcar un territorio. Él y Vlad hicieron de Merri Lee su Subdirectora para liberar su tiempo para ocuparse de mayores preocupaciones y hacerse cargo de los deberes de John Wolfgard, ahora que John se había ido a dirigir la librería en Bennett, pero no esperaba que ella marcara la tienda como su territorio tan rápidamente.

Estamos compartiendo, se recordó a sí mismo mientras subía a buscar la llave de repuesto del apartamento de Cyrus y llamaba a Chris Fallacaro para que los encontrara en el apartamento y cambiara las cerraduras.

Montgomery lo esperaba al final de la escalera.
—Debemos terminar esto. Eva Denby me llamó de nuevo. Ella está en la Plaza del Parque Bird ahora mismo, está haciendo un poco de exploración para Meg, pero estará de vuelta en el hospital en una hora para recoger a Jimmy y Sandee ya que los médicos querían mantener un ojo en él un poco más. Han decidido que esta es una variación de esa misteriosa enfermedad que ha surgido unas cuantas veces en los últimos meses. Siendo así, una vez que es liberado, la única cura es el descanso.

Entraron en el apartamento que ese Cyrus y su familia estaban usando y encontraron las maletas.

Simon miró alrededor de la habitación de los adultos y se cubrió la nariz con la mano. ¿Qué había hecho esa Sandee para oler tan mal?

—Dioses encima y por debajo,  —murmuró Montgomery—. Jimmy se crió mejor que esto.

— ¿También lo hueles?

—Sí, lo huelo. Me sorprende que la estación no haya recibido quejas de casas cercanas por un mal olor. —Montgomery miró a Simon—. Esto debe ser mucho peor para ti.

—Rodamos con peces muertos. —Simon bajó la mano y dio una rápida palmada al aire—. Esto es mucho más picante. Más como la rociada de un zorrillo.

Montgomery se echó a reír, con un rápido sonido amordazado hasta una risita.
—Vamos a tirar todo en las maletas y dejarlas en el porche. Hablaré con Eva y mi madre sobre cómo fumigar este apartamento.

—Voy a empacar las cosas de los cachorros, —dijo Simon, dirigiéndose hacia el otro dormitorio. La ropa de los cachorros no olía tan mal, pero tampoco olían a limpio.

¿Por qué los padres convertirían a sus hijos en marcadores de olor para los depredadores? ¿O apestar era suficiente como para desalentar a la especie de depredadores humanos?

No quería que Montgomery pensara que estaba sugiriendo que el hombre apestara a Lizzy, así que le preguntaría a Kowalski o a Debany. Parecía una manera tonta de proteger a los jóvenes, que era exactamente la razón por la qué los humanos bien podían hacerlo.

Las cerraduras se intercambiaron, las maletas fueron empacadas y dejadas en el porche del apartamento de abajo, frente a Montgomery, y los Sanguinati que vigilaban habían sido informados de quién podía y no podía subir a la guarida de la Sierra.

No se dijo, pero se entendió que si ese Cyrus o su pareja intentaban ver a la Sierra, necesitarían otro viaje al hospital por una repentina pérdida de sangre.

*****

Meg movió la rodilla y luego reanudó la quita de maleza de la siguiente sección de la huerta. Quería hacer algo sencillo: una tarea que tuviera una recompensa instantánea y visible, que no tuviera áreas grises, ni disturbios emocionales. Al menos, no para ella. Si las malezas tuvieran sentimientos, podrían tener una visión diferente de ella hundiendo su herramienta de jardinería en el suelo alrededor de ellas y arrancándoles, raíces y todo. Pero no estaban expresando opiniones ni discutiendo con ella, por lo que cavó y rasgó con alegría homicida.

Nadie creía en las excusas solícitas que Simon y Monty habían dado para trasladar a Cyrus y a su familia al apartamento frente de Monty, especialmente después de que Cyrus fuera impedido de subir a hablar con Sierra. Cuando Simon le dijo a Sandee que no podía entrar en el Courtyard hasta que se lavara la ropa y dejara de oler a jabalí, gritó tal alto como para ser escuchada por la gente al final de la siguiente cuadra. Combinado con el drama de Sierra y la oposición de Steve Barquero a que Sierra viva en Isla Grande, la reacción de Sandee se convirtió en la cosa que fue demasiado, agotando la capacidad de Meg para hacer frente a los sentimientos y futuros de la gente que la rodeaba.

Ella haría un poco más de quita de maleza, luego tomaría una ducha fría. Simon y Sam estarían en casa para entonces, y harían una ensalada y calentarían el pan de carne ya cocinado que habían recogido en La Carne no es Verde como bocadillos. Entonces intentaría no hacer nada más que sentarse en la sala de verano y leer. Tal vez incluso dormir allí esa noche.

— ¡Arroo!

Meg saludó mientras Sam corría hacia ella, luciendo caliente y polvoriento pero feliz. Por supuesto que estaba feliz. No había sido tocado por todos los problemas causados ​​por los molestos humanos, y tenía una copia del nuevo libro de La Brigada Lobo para él.

— ¡Hola, Sam! —Ella dejó caer su herramienta de deshierbe y lo abrazó—. ¿Tuviste un buen día?

El largó un arroo y la lamió y la hizo reír. Sonrió a Simon cuando él trotó para unirse a ellos.

—Dame unos minutos más para terminar esta sección; Luego nos iremos a casa y cenaremos, —dijo.

Tomó su herramienta y cavó alrededor de una de las plantas de calabacín y sacó un palo gris. Pero cuando dio vuelta el palo, se dio cuenta de que había agarrado una nube blanca de cola.

*****

Simon oyó el grito de Meg y vio a Sam arrebatar algo del extremo de su herramienta de deshierbe. El cachorro saltó hacia adelante, luego se lanzó hacia atrás, claramente invitándola a jugar. Meg no parecía que quisiera jugar, pero Sam no estaba captando la pista.

«Vamos, cachorro, voy a jugar contigo,» dijo.

«Pero Meg encontró el juguete. Ella debería jugar también,» Sam protestó, el pedacito de piel blanca colgando de su boca.

«Ella no va a querer jugar con una cola de conejito.»

« ¿Por qué no?»

Simon se abalanzó sobre el cachorro, haciéndolo rodar y fingiendo agarrar el juguete. Sam se apresuró a alejarse, y los dos corrieron mientras Meg cuidadosamente levantó las hojas de calabacín para asegurarse de que no había ninguna otra sorpresa. En algún punto del camino, Sam dejó caer la cola del conejito y Simon no la recogió, pensando que podía encontrarla y enterrarla más tarde. Corrieron y jugaron unos minutos más antes de que Simon trotase a la bomba de agua, cambió las patas delanteras en manos peludas y bombeó un poco de agua para los dos.

Más interesado en jugar en el agua que beberla, Sam estaba completamente húmedo cuando corrió a Meg y saltó sobre su espalda, su piel de vientre remojando su camisa de algodón. Ella gritó y gritó, y Sam se deslizó de su espalda mientras se ponía en pie.

—Voy a casa ahora, —se acercó a sus apartamentos.

« ¿Meg está enojada conmigo?» Sam preguntó.

«En realidad, no. Actuar enojada por mojarse es parte del juego de la danza chillona,» respondió Simon.

Largó un poco más de agua, que parecía mucho más fría que el aire caliente y húmedo. Asegurándose de que sus patas delanteras volvieran adecuadamente a la forma de Lobo, en caso de que tuviera que correr, atrapó a Meg, calculando su movimiento y pasó la lengua por la parte posterior de su rodilla.

Otro gruñido satisfactorio acompañó a los pasos de saltitos de la danza chillona antes de que Meg volviera a un paso que pondría cierta distancia entre ella y Lobos húmedos.

« ¿Ves, cachorro?» dijo Simon mientras Sam y él observaban cómo Meg se apresuraba hacia su guarida. «No necesitas otro juguete para jugar con un amigo humano.»


Leer más...