Próximamente

martes, 5 de abril de 2016

Adelanto: Capítulo 19 Marked in Flesh - Anne Bishop


Capítulo 19




Jueves, 14 de Juin


Jackson bajó del tren en la estación de Bennett y quería correr. Una amargura llenaba el aire. ¿La enfermedad se habría extendido entre los humanos de aquí?

«¿Joe?» Al darse cuenta de tres hombres de aspecto rudo que se dirigían hacia él, Jackson dio un paso más cerca de la estación y permaneció alejado de las pistas y ruedas del tren. «Joe? ¿Estás ahí?»

Había llamado el almacén de ramos generales en Pradera de Oro y le dijo a la hembra, Jesse, a qué hora esperaba que el tren llegara. ¿Joe habrá recibido el mensaje?

Jackson observó a los tres hombres y se esforzó para no cambiar a una media forma que seguramente causaría pánico y, tal vez, provocaría a otros humanos a un ataque.

—¡Señor. Wolfgard!

Una voz humana. No era Joe. No era una voz de alguien que Jackson conociera.

Uno de los tres hombres miró hacia atrás al oír el sonido de la voz. Luego se detuvo bruscamente y le dio una palmada en el brazo a su compañero más cercano.

Un miedo apenas controlado salió de los humanos que desembarcaban, ya que tenían que pasar por una columna de humo para entrar en la estación.

Sanguinati.

Jackson se acercó a un hombre vestido con una camisa y pantalones vaqueros que estaba de pie al lado del humo. Los tres hombres de aspecto rudo salieron de su camino, pero uno de ellos dijo ácidamente en voz baja:
—Voy a clavar tu puto pellejo en la pared de la granja, Lobo.

El humo tomó forma humana cuando Jackson llegó a ese lugar. El Sanguinati sonrió, mostrando un toque de colmillos.
—Soy Tolya. Nos conocimos en el Courtyard de Lakeside.

Jackson asintió.
—Te recuerdo.

—Él es Tobias Walker, capataz del rancho de Pradera de Oro.

Walker. El mismo nombre que la hembra Jesse.

—Jesse está esperando un paquete. Voy a comprobar y ver si llegó. — Tobias miró a Jackson—. ¿Alguna cosa en el vagón de equipajes que pueda recoger por usted?

Jackson mostró la bolsa de viaje.
—No. Esto es todo lo que traje conmigo.

—¿Vas a estar bien buscando el paquete solo? — Tolya contempló a los tres hombres que aún permanecían en la plataforma.

—Debería estar bien. ¿Por qué no me esperan en la camioneta? — Tobias entró en la estación.

—Por aquí. — Tolya guió a Jackson a la camioneta.

—¿Dónde está Joe?— Preguntó Jackson, dejando su bolsa de viaje en la caja de la camioneta.

—Esta escoltando un camión de combustible de Nativos de la tierra para Pradera de Oro, —respondió Tolya—. El último envío de combustible no llegó, por lo menos, la asignación de combustible designado para Pradera de Oro no llegó... así que tomamos otras medidas.

¿Tomamos? Jackson se preguntó, bajando la puerta trasera cuando vio a Tobias salir aprisa de la estación llevando una caja lo suficientemente grande como para llenar sus brazos. Detrás estaban los tres hombres de aspecto rudo que habían estado en la plataforma.

Después de ayudar a cargar la caja de Tobias, Jackson dijo:
—Puedo montar en la parte de atrás.

—Hay espacio para los tres en la cabina, — dijo Tolya con una dulzura que hacía que le fuera difícil a Jackson no cambiar a Lobo—. Y Tobias se siente más cómodo cuando hay alguien entre él y yo.

Se dio cuenta de que Tobias Walker no negó que la observación, por lo que tomó la posición del medio en el asiento.

—Por favor, ve por la plaza de la ciudad,— dijo Tolya.

—No es una buena idea, — protestó Tobias—. Hay una mala sensación en el aire hoy.

—Yo también la siento,— murmuró Jackson.

—Por favor, ve por la plaza del pueblo,— repitió Tolya—. He recibido instrucciones de mirar  los negocios.

Claramente infeliz, Tobias puso el camión en marcha y obedeció.

—¿Cuáles dirías son los negocios esenciales? — Preguntó Tolya—. La estación de tren, por supuesto, para el transporte y para enviar y recibir alimentos y mercancías. La estación de servicio porque los vehículos necesitarán combustible y mantenimiento. El Banco. ¿Qué más?

Jackson no estaba seguro de si la pregunta era para él o para el humano.

—La gente necesita un lugar para comprar suministros, —dijo Tobias—. La tienda de hardware es útil. Y un lugar que venda piensos, así como donde venden suministros y equipamiento para los ranchos y granjas.

—Un lugar para comer y  para dormir, — dijo Jackson. Pensó en Esperanza—. Algún lugar donde se pueda comprar libros, música y lápices y papel para dibujar.

—Una tienda de ropa, a menos que el almacén general venda lo básico, junto con  zapatos y  libros, — dijo Tobias.

Jackson pensó, Si el Tobias fuera un Lobo, estaría jadeando y gimiendo.
«¿Por qué preguntas, Tolya?»

«Me pidieron que cuente el número de humanos que necesitan ser reemplazados para mantener los edificios y negocios esenciales.»

«¿Los humanos de Bennett van a ser reemplazados?»

«No sé, pero no creo que sea una consideración casual.»

«¿Los Intuye podrán encargarse de las empresas de aquí?»

«No es fácil. Tienen sólo las personas que necesitan para su propia colonia. Además, Intuye o no, siguen siendo humanos, por lo que no creo que sería aconsejable preguntárselo a ellos. Al principio no.»

Eso sonaba siniestro. ¿En qué se había metido?

Ellos dieron vuelta a la plaza de la ciudad por segunda vez, pero nadie tuvo otras sugerencias más allá de una peluquería o algún lugar similar.

Tobias dio un suspiro de alivio cuando se alejaron de la ciudad. También Jackson. Tolya no parecía preocupado, pero podía convertirse en humo y superar a casi a cualquier adversario.

No volvieron a hablar. Si Simon no lo estuviera esperando, si no quisiera hablar con Meg Corbyn en persona sobre la cachorra Esperanza, Jackson se habría desplazado a Lobo y regresado a casa con sus propias cuatro patas, a pesar de la distancia.



*****



Daniel Black juró ferozmente mientras el viento golpeaba contra la camioneta. El polvo que cubría la carretera y llenaba el aire era tan espeso como si fuera una perra ventisca.

—¿Señor Black? —Su capataz apoyó una mano sobre el tablero—. Tenemos que parar. No vamos a llegar a la intersección a tiempo.

—Como la mierda que lo haremos,— Black gruñó, luchando por mantener la camioneta en la carretera. Luchando para ver cualquier parte de la carretera—. Cuanto más tiempo la comunidad reciba suministros, más van a aguantar, y hasta que no se hayan ido, no tendremos acceso a esas colinas y a las riquezas que poseen.



Los hombres que viajaban en la parte trasera de la camioneta golpearon la parte la cabina.

—Ellos no pueden respirar con este polvo, — dijo el capataz—. Tenemos que parar.

—No va... Una pared de postes y alambre de púas de repente apareció frente a ellos. Black frenó de golpe y gritó:
—¡Joder!— Mientras la camioneta se enredaba en los postes y alambre.

Él llevó la camioneta hasta el parque, y luego dio un puñetazo contra el tablero, una y otra vez.

El viento se calmó. El polvo se asentó. Black escuchó a los hombres en la parte posterior luchando para sentarse, luchando por respirar.

Debería haber sido tan fácil como la última vez, pensó al ver el polvo de al menos un vehículo conduciendo por la carretera hacia Pradera de Oro.

Trató de abrir la puerta y maldijo cuando se dio cuenta que estaba atrapado por el alambre de púas. Lo mismo su capataz. Tendrían que esperar a que los hombres en la parte posterior sacaran el alambre.

Mientras esperaba, observó la camioneta que pertenecía al rancho de Pradera de Oro vacilar en el cruce, como si el que conducía estuviera pensando en detenerse a ayudar. Luego siguió conduciendo cuando cuatro de sus hombres se bajó de la parte trasera de la camioneta.

—Voy a poner a los hombres a reparar los postes de alambre, — dijo el capataz.

Black no respondió.

—¿Aún ninguna novedad sobre el ataque?

—Se supone que debemos esperar hasta que el equipo especial del Bloque Romano llegue. Una vez que las divisiones de HPU designadas tengan el equipo, vamos a estar listos para hacer un ataque coordinado.— A Black no le gustaba recibir órdenes de nadie, especialmente de ningún remilgado engominado del Bloque Romano. Los planes de Scratch habían funcionado muy bien al principio, pero habían comenzado a desmoronarse cuando estalló el escándalo de esa Asociación agrícola que vendía granos y alimentos al Bloque Romano que los ranchos y pueblos de aquí necesitaban. Sin alimento para ayudar a que el ganado resista la llegada del invierno, ¿tendría que esperar para vender su carne vacuna con pérdidas, porque no sería capaz de alimentar a toda la manada? No, este próximo golpe metería a los putos Terráneos tan profundamente en el País Salvaje que nadie tendría que doblegarse ante ellos de nuevo.

—Vamos a esperar la orden de atacar. — Black abrió la puerta que sus hombres habían liberado del alambre de púas y los postes—. Vamos a trabajar en esas vallas.



*****



Joe Wolfgard se situó en la puerta del motel de Tolya y observó a los residentes de Pradera de Oro llegar y formar una fila de vehículos, esperando al camión de combustible para llenar los tanques de almacenamiento en la gasolinera al otro lado de la calle.

Nyx se desvió hacia él.
—He oído algo de lo que algunos de los humanos están diciendo. El conductor del camión de combustible se detendrá ahora para que los humanos puedan llenar sus vehículos. Después, va a continuar con el llenado de los tanques de almacenamiento.

Eso tenía sentido. Después de una cacería, los Lobos permitirían a todos los miembros de la manada comer antes del almacenar parte de la carne.

Un Halcón se deslizó cerca y aterrizó en el tejado del motel.
«Aire y Tierra jugaron con algunos humanos, creando una gran cantidad de polvo y deteniendo a los humanos de encontrarse con el gran camión.»

Había visto la tormenta de polvo cuando acompañó al camión de combustible a Pradera de Oro. Se había preguntado si los Elementales habían estado involucrados en la prevención de que los humanos robaran el combustible de nuevo o dañarán al conductor. Nunca había oído que se sintieran afectados por las preocupaciones de los cambiantes hasta que los Elementales del Courtyard de Lakeside se interesaron en Meg Corbyn.

Estaba a punto de preguntar si el Halcón había visto a Tobias y Tolya cuando la camioneta pasó por delante del rancho y se detuvo frente a la tienda.

«¿Jackson?» Joe llamó.

«Joe.» Jackson parecía aliviado. ¿Demasiado aliviado?

Joe corrió a la tienda de Jesse Walker, consciente de que Nyx había vuelto a su forma de humo, pero se quedó detrás de él en lugar de correr por delante para encontrarse con Tolya.

Miró a la camioneta. Parecía tener mucho polvo, pero no más de lo habitual.
—¿Evitaste la tormenta? — Preguntó a Tobias cuando salió de la camioneta.

—Creo que al menos un vehículo quedó atrapado en ella, pero la tormenta de polvo no alcanzó la encrucijada, — respondió Tobias—. Al menos, no cuando fuimos por ahí.

—Qué bueno. — Estudió al humano, cuya voz sonaba extraña—. ¿No es bueno?

Tobias miró hacia Tolya y Jackson, que había salido por el otro lado, y luego se inclinó hacia Joe.
—¿Es esa la forma en que normalmente funciona? Siempre pensé... Tormentas. Los rayos caen y comienza un incendio. Las venticas arremeten  y hay que esperar y esperar que tus suministros alcancen. Pero así es la tierra; así es el tiempo. Por lo menos, siempre nos pareció que así era.

—La mayor parte del tiempo, lo es, — dijo Joe—. Pero hay Terráneos que pueden guiar el tiempo, incluso darle forma. — O convertirlo en un arma contra un enemigo—. Cuando enviamos la carne de bisonte a Lakeside, Aire y Ventisca se aseguraron de que llegara sin echarse a perder. Eso fue algo bueno.

—Si empezamos a hacer algo mal, nos dirás, ¿verdad? Danos la oportunidad de arreglar cosas antes... Bueno, antes de que el tiempo se convierta en algo más que tiempo ¿Vale?

Olió el miedo.
—Te lo diré. — Miró a Tolya y Jackson, que se les habían unido, y se preguntó dónde había ido Nyx—. ¿Tomaste el último tren?

—No, yo quería echar un vistazo a la ciudad, — dijo Tolya—. Quise tener una idea de qué tipo de empresas están ahí.

«Más bien tener una idea de lo que se necesita para mantenerse si los humanos se fueran,» dijo Jackson a Joe.

«¿Van a ir tan lejos?»

«Tolya no lo sabe. Tal vez es una pregunta para Simon... y Meg Corbyn.»

No era una respuesta reconfortante. Si no fuera por la estación de tren, se mantendría alejado de la ciudad de Bennett... salvo por el cobro de los pagos por el arrendamiento de la tierra y los derechos de agua para la ciudad que estaban a cargo de los Otros que vivían en el asentamiento de Pradera de Oro.

Pensó en el ranchero, ese Daniel Black, que también debía pagar a los Terráneos por la tierra y el agua que usaba. De alguna manera no pensaba que ese Daniel Black fuera a entregar el pago el próximo mes.

—Alquilé una habitación en el motel para Jackson, — dijo Tolya—. En realidad, Jesse Walker reservó la habitación. Tenía la sensación de que lo necesitaría.

Jackson frunció el ceño.
—Estoy aquí para recoger once bisontes.

—Vamos a tener que conducirlos, — dijo Tobias—. Bueno, primero tenemos que encontrar los que desea.

—Becerros de un año, —dijo Joe—. Podemos pedir a los Hawkgard y Ravengard que nos ayuden a buscar.

—Nyx y yo podemos ayudar a mantener a los animales complacientes, hasta cierto punto, — dijo Tolya, sonriendo.

Joe pensó en los humanos con olor a debilidad que habían desembarcado en Bennett cuando llegaron Tolya y Nyx. Los Sanguinati tenían la forma de humo, pero no olían a humo en su otra forma. ¿Los bisonte los verían en la oscuridad? ¿Percibirían cualquier peligro cuando el humo se enroscara alrededor de ellos y les sacara sangre a través de la piel?

—¿Ustedes, muchachos, van a estar allí todo el día, o van a dejar que nuestro invitado entre y tome algo de beber? — Jesse Walker salió de su tienda—. Tobias, llena ese camión mientras tengas la oportunidad.

—El camión de combustible no va a ir a ningún lado por un tiempo, — dijo Tobias.

«¿Hembra dominante?» Preguntó Jackson.

«Sí,» respondió Joe. «Tobias es su cría.»

«Ah.»

—¿Llegó ese paquete para mí? — Preguntó Jesse.

—Ya lo tengo, — respondió Tobias.

—Luego tráelo aquí, ya que la mitad de los artículos van a ir al Courtyard de Lakeside con el Sr. Wolfgard y Nyx.

—¿Así? — Jackson miró a Joe.

—Sólo te estoy ayudando con los bisontes. ¿El resto? — Joe se encogió de hombros.

Tobias descargó la caja y se la llevó a la tienda. Los Terráneos lo siguieron. Joe consiguió apenas salir del camino antes de que la puerta se abriera de nuevo y dos hembras entraran. Reconoció a Shelley Bookman, pero no conocía a la otra hembra.

—¿Han llegado? — Preguntó Shelley Bookman—. Vimos la camioneta de Tobias y queríamos ver.

—¿La caja es excitante? — Preguntó Nyx, mirando a las dos mujeres.

—Las presentaciones primero, — dijo Jesse—. Ella es Shelley Bookman, bibliotecaria de nuestra ciudad. Y Abigail Burch es la persona que experimenta con la grasa de los bisontes para la fabricación de jabones y velas.

Eso explicaba por qué olía un poco como a bisonte. ¿Tendría que mencionarlo?

—¿Es necesario que sepa qué hay en la caja? — Preguntó Tobias.

—Dudo que te pueda interesar, — respondió Jesse, utilizando una navaja para cortar la cinta de embalaje.

—Entonces voy a conseguir gasolina. — Tobias miró a Joe—. Voy a parar en mi camino al rancho, en caso de que quieras un viaje de regreso al asentamiento.

—Está bien. — De alguna manera había sido empujado hasta el fondo del grupo que observaba a Jesse abrir la caja. No tenía que mirar ahora. Si Jackson se lo iba a llevar a Lakeside, poder mirar cuando llevaran la caja a la habitación del motel.

—¿Cartas? — Tolya sonaba confundido—. Creo que las tiendas en Lakeside venden cartas para juegos.

—Estas son cartas de adivinación del futuro, — dijo Jesse, sosteniendo dos cajas selladas que tenían diferentes dibujos—. Hay varios mazos de cartas. Me quedo con un mazo  aquí. — Miró a Jackson—. Los otros mazos va a Lakeside con usted para Meg Corbyn. Tengo la sensación de estas pueden ayudar a encontrar una manera para que al menos algunas de las profetas de la sangre puedan ver visiones del futuro sin cortarse la piel.

—¿Por qué no hacer los arreglos para que las cartas vayan directamente a Lakeside? — Preguntó Joe.

Algo sobre la mirada que Jesse dio a los Otros, hizo que Jackson gruñera y que Joe alargara los colmillos al tamaño del Lobo.

Jesse dijo:

—Hice que fueran enviadas aquí porque, aunque confío en la mujer con la que hable cuando hice el pedido, tuve un fuerte presentimiento de que era mejor para todos si las cartas no fueran enviadas directamente a ningún lugar donde viviera una profeta de la sangre.

6 comentarios:

  1. Por favorrrr!!!! Gracias chicas, super emocionada, y dos juntos!!!
    Nunca he leído un libro de a un capi por día jajaja. Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Subimos dos para compensar el que no subimos ayer

      Eliminar
  2. Gracias x el doble capitulo, que será lo que traman los del HPU? No se dan cuenta que solo aseguran su destrucción, aparentan ser la especie dominante pero no lo son!!!!!!! 😖😖😕😕😕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy solo yo que cuando veo HPU leo hijo de p... Jajaja

      Eliminar
    2. Jajajaj, quedó así pero no era la intención de la autora porque las siglas originales son: HFL Humans First and Last

      Eliminar
  3. ¡Necesito mas de Meg y Simon! los otros personajes también son interesantes, pero necesito mi ración de Meg y Simon en cada capitulo... gracias por los capis estan haciendo un gran trabajo chicas! :)

    ResponderEliminar