Próximamente

jueves, 12 de abril de 2018

Adelanto: Capítulo 32 - Lake Silence - Anne Bisho



CAPÍTULO 32




Grimshaw


Moonsday, 19 de Juin


Grimshaw encontró las cabañas de Mill Creek con bastante facilidad. Eran más grandes de lo que esperaba, con un desván o un ático sobre la planta baja. Un porche cubierto atravesaba el frente de cada cabaña, y paredes de piedra bajas rodeaban patios delanteros que no eran más anchos que sus respectivas cabañas.

Julian vivía en la última de seis cabañas, la más alejada de la carretera principal. Grimshaw estacionó junto al auto de su amigo, recogió el contenedor hermético y se acercó al arco de madera de la pared, estudió las plantas empinadas que se abrazaban a las paredes de piedra en tres lados.

—¿Estás cultivando flores y vegetales ahora? —Preguntó Grimshaw.

—Pensé que podría intentarlo. — Julian levantó una botella de cerveza—. Hay más frías en la nevera, a menos que estés sin uniforme pero aún en servicio.

Grimshaw no estaba seguro de que fuera a estar fuera servicio alguna vez más, pero se había cambiado por pantalones de verano y una camisa pullover como una forma de indicar que esta no era una visita oficial. Pero tampoco creía que la conversación fuera fácil. Levantó el contenedor hermético.

—Cena, cortesía de Ineke.

—Eso es un intercambio justo.

Grimshaw entró. En su mayor parte era un espacio abierto. Puertas correderas para proporcionar privacidad para el dormitorio y el baño. Escaleras en un lado de la sala principal que llevaban al desván que podría considerarse una habitación de invitados o una oficina en el hogar. Un ventilador en el techo. Se preguntó si la chimenea proporcionaba la única fuente de calor. Eso explicaría el diseño de espacio abierto.

Puso la comida en la nevera, sacó una cerveza. El abridor de botellas estaba sobre el mostrador, por lo que no había razón para mirar en los cajones. Volviendo a salir, se instaló en la otra silla en el porche y decidió rodear lo que necesitaban discutir.

—¿Sabías que Ineke tiene tatuajes?  —Preguntó.

La botella de cerveza estaba detenida cerca de los labios de Julian antes de que bajara la mano.
—Ineke? ¿Dónde?

—En sus muslos. Ella estaba usando un traje de baño. Fue difícil no ver los tatuajes. — Describió los tatuajes.

—Dioses, —dijo Julian—. Solía alquilarle una habitación.

—Estoy alquilándole una habitación. —Estudió a Julian—. ¿Qué?

—No es nada.

—Contigo nunca es nada. Escúpelo.

—Sólo... las Xavier son un poco posesivas con sus contenedores de abono. ¿Lo has notado?

—No puedo decir que haya tenido oportunidad. ¿Y tú?

—Me ofrecí a remover el abono mientras estuve allí y cortésmente me dijeron que mantuviera mis manos alejadas.

—Tal vez tengan un sistema. — ¿O un lugar conveniente para deshacerse de cuerpos inconvenientes?

Nah.

Por otra parte, mucha gente había desaparecido durante los problemas el año anterior. Se podría notar uno más, pero la desaparición no llamaría mucho la atención.

Grimshaw miró a Julian, que parecía demasiado inocente, y se dio cuenta de que había sido burlado.

—Bastardo.

—Tú empezaste. Nunca vi esos tatuajes.

Se sentaron en silencio, disfrutando de la sombra y una cerveza fría en una calurosa tarde de verano.

—Escuché lo que Swinn te dijo, —dijo Grimshaw en voz baja.

—Para mañana por la mañana todo Sproing habrá escuchado alguna versión de ello, —respondió Julian—. La comunidad no necesita un periódico. Si quieres las últimas noticias, ve al restaurante. Helen puede contarte todo, desde cómo lo hizo el equipo de bolos de Sproing en el torneo de bolos de Bristol hasta quién durmió en el sofá después de una discusión, y de qué se trataba la misma.

—Es bueno saberlo, pero parece que tengo mi propio imán de chismes, al menos hasta que Osgood sea reasignado.

—Escuchaste lo que Swinn me dijo, —dijo Julian—. Y oí lo que le dijiste. ¿Está realmente fuera del caso?

Grimshaw asintió.
—La investigación está hecha. Uno de los Otros mató a Franklin Cartwright. No hay dudas sobre eso.

—Pero Swinn todavía tiene a Vicki DeVine en la mira.

—Sí. Y eso solo tiene sentido si alguien, además de su jefe, lo alienta a seguir adelante y busca la forma de sacarla de El Jumble.

—Hay una forma segura de hacer eso.

Grimshaw miró las flores en las camas elevadas.
—Estás hablando de un policía. Estás hablando de asesinato premeditado.

—¿Podría Swinn prometer una recompensa generosa por este plan para que valiera la pena pensarlo seriamente? — Replicó Julian—. No es probable. Es parte del músculo, no del dinero.

—Pero obtendría algo del acuerdo. Todos obtendrían algo. —Grimshaw esperó un momento—. ¿Dónde has estado desde esa noche en el callejón?

—No he sido un espía para la policía o el gobierno si eso es lo que estás preguntando.

—No tuve la impresión de que los aliados que mencionaste pertenecieran a cualquiera de esos grupos.

Julian soltó un suspiro.
—No hice nada ilegal o inmoral. Esto es todo lo que necesitas saber.

No, eso no era todo.
—¿Por qué estás aquí? Por qué Sproing? ¿Por qué una librería?

Julian saltó de la silla y entró. Regresó un minuto después con dos botellas más de cerveza. Una la posó al lado de la silla de Grimshaw. La otra la mantuvo, bebiendo profundamente mientras se apoyaba en uno de los soportes del porche.

—No sé por qué uno de los Terráneos me siguió esa noche o por qué mató a los hombres que querían hacerme daño, o para ser más honestos, matarme. Pero me mantuve alejado de pueblos controlados por humanos desde que recibí ese trato y dejé la fuerza. Me mudé. Mucho. Un lugar se sentía bien cuando llegaba y encontraba trabajo y un lugar para vivir. Pero algo se agriaba en unos pocos meses, a veces incluso en unas pocas semanas. No encajé, ni a corto o largo plazo, ni siquiera en pueblos Intuye. Me puse a trabajar mucho durante esos años; incluso enseñé en una escuela Terránea por un tiempo. Por eso, recibo una llamada de vez en cuando para ayudar con un problema. Investigar algo o alguien Echar un vistazo a un lugar e informar lo que siento.

—¿Qué pasó? — Preguntó Grimshaw cuando Julian dejó de hablar.

—Me cansé de vagar. Quería echar raíces. Estaba en camino a Ravendell en el Lago Senneca. Tengo familia allí. Se suponía que Sproing sería una escala, pero vi el cartel de Venta en la ventana de la librería, y me pareció correcto. Como en todos lados, la comunidad estaba experimentando un trastorno, con personas que se iban de una manera u otra. Y nuevas personas entraban: Vida Simple e Intuyes. Un nuevo comienzo. Un pequeño bolso corriente dentro del país salvaje.

—No tan corriente, ya que el lugar contiene cosas saltarinas que golpean a los dueños de las tiendas por zanahorias, —dijo Grimshaw.

—No supe nada de los Sproingers hasta después de comprar la tienda. —Julian volvió a sentarse—. De alguna manera, la librería es una especie de recompensa por los servicios prestados.

—¿Cómo es eso?

—La tienda cambió de manos durante el tiempo que estuve investigando sobre su disponibilidad. Los herederos del propietario recibieron su precio completo y el trato fue rápido, incluso para una transacción en efectivo. Lo sé porque lo he comprobado. Pero el negocio todavía estaba a la venta, y pagué aproximadamente un tercio de lo que vale cuando tomas en cuenta el edificio y las acciones.

—¿Albergue Silence?

Julian asintió.
—Alguien dio las órdenes de establecer un precio dentro de un rango que pudiera pagar. Al igual que el alquiler de esta cabaña es casi demasiado razonable.

—Los Sanguinati, o alguna otra forma Terránea, te quieren aquí. ¿Alguna idea de por qué?

—No. Salvo... Gershwin Jones es otro Intuye que se estableció aquí en los últimos meses. Notas de Gracia debería haber cerrado al mes de la apertura. ¿Una tienda de música en un lugar tan pequeño? Pero el edificio, que incluye el departamento de arriba de la tienda, se ofreció con un alquiler que no habría encontrado en ningún otro lugar del noreste. —Julian bebió un sorbo de cerveza durante un minuto—. La familia Dane no era muy querida por aquí. Las familias que viven en High Street tampoco lo son.

—Conduje por los alrededores para familiarizarme con las calles y noté que la mitad de las casas en esa calle están vacías, y no todas las que están desocupadas tienen carteles de Se Vende en el césped.

—De acuerdo con los chismes en el restaurante, algunas familias huyeron pero tienen la intención de regresar. Otros propietarios murieron el verano pasado cuando los Terráneos desgarraron los lugares humanos.

Grimshaw asintió.
—Así que los que quedan todavía están tratando de restablecer su superioridad y están descubriendo que no tienen suficiente peso social para llevarlo a cabo. —Él esperó un momento—. ¿Crees que los Sanguinati están sembrando la comunidad para crear una nueva dinámica?

—Son la forma Terránea que a menudo actúa como los líderes frente a las más... perturbadoras... formas, así que mi sensación es que restaurar El Jumble para que cumpla su propósito original ha sido algo que querían pero que no sabían cómo manejar porque no deseaban que la familia Dane volviera a Sproing. Entonces Vicki DeVine apareció con la escritura y la necesidad de levantar el lugar. La persona adecuada, el momento adecuado.

—Abrir el banco abiertamente también es una declaración: trabajen con nosotros o váyanse.

Julian se levantó de la silla.
—Vamos por algo de comer.

Grimshaw se levantó y se desperezó, sus ojos recorriendo la tierra que rodeaba la cabaña.

—Después de lo que Swinn dijo acerca de una bala en el cerebro, ¿estás buscando el lugar ideal para un tirador? — Preguntó Julian.

—Sí. Así es. —Grimshaw miró a su amigo—. Pero ya has pensado en eso.

—Sí. También he pensado en por qué Swinn me odia cuando nunca nos hemos visto. Me he preguntado qué esperaba obtener tratando de interrogarme sobre las acusaciones de esas mujeres que causaron problemas, especialmente cuando no tenía autoridad para interrogarme, sobre todo porque Sproing tiene una fuerza oficial de policía, aunque sea temporal.

—Y me estoy preguntando acerca de esa noche en el callejón y qué tipo de clip de corbata usaban los hombres que te persiguieron.

8 comentarios: