Próximamente

lunes, 26 de marzo de 2018

Adelanto: Capítulo 18 - Lake Silence - Anne Bishop



CAPÍTULO 18



Grimshaw


Windsday, 14 de Juin

Grimshaw estudió la cara de Swinn cuando el hombre salió entre dos autos estacionados y luego se dio cuenta de cuánta atención atraería sobre sí mismo si intentaba atravesar la línea de Sproingers para alcanzar a Vicki DeVine.

Furia.

—Supongo que quería que me quedara para discutir algo en particular, —dijo Grimshaw, mirando a Ilya Sanguinati, quien también estaba mirando al detective Swinn.

—¿Cómo está su audición, oficial Grimshaw? — Preguntó el Sanguinati.

Las palabras fueron educadas, corteses incluso. Pero Grimshaw escuchó la ira helada en el trasfondo. Entendía esa ira, la sentía él mismo.

—Mi audición está bien, —respondió. Había visto el dolor atónito en la cara de Vicki DeVine cuando pasó junto a Swinn para salir de la habitación privada de seguridad. Y al escuchar las palabras, comprendió por qué había estallado una vez que llegó a la estación de policía.

—Ustedes los humanos tienen un dicho sobre palos y piedras que rompen huesos pero las palabras no lastiman.

—Una pieza de sabiduría tonta que se ha demostrado erróneamente demasiadas veces para contar. Las palabras pueden causar tanto daño como un puño. Pueden dejar profundas cicatrices que nunca sanan por completo. Y pueden matar.

¿Eso fue lo que pasó en El Jumble? A pesar de insistir en lo contrario, ¿se habría encontrado Vicki DeVine con Franklin Cartwright en el camino a la granja? ¿Le habría dicho a ella por qué estaba allí? ¿O habría inventado una excusa para examinar la propiedad o algo por el estilo y no reveló que él estaba allí para desalojarla? ¿Sabría lo suficiente sobre ella como para darse cuenta de que podría, y probablemente lo haría, perderse en su propia tierra? ¿Habría contado con ella deambulando mientras corría a la casa principal de El Jumble para buscar todo lo que había ido a buscar?

¿O Cartwright le habría dicho algo, como Swinn en el banco, creyendo que apretaba el botón correcto para hacer que se rindiera a sus demandas y, en cambio, desencadenó una reacción más física y violenta?

El mayor problema con esa teoría era que nada humano pudo haber matado a Franklin Cartwright.

Ilya Sanguinati se apartó de la ventana para mirarlo.
—"Realmente te ves como una boca de incendio con patas". ¿Le diría eso a una extraña o a una mujer que ha conocido recientemente?

—No lo diría nunca, incluso si fuera cierto, —espetó Grimshaw. Vicki DeVine era bajita y rolliza y tenía más forma de caja que de reloj de arena, pero solo un craso idiota decía algo así a una mujer que había conocido de paso.

Se puso rígido cuando se dio cuenta de a qué lo estaba conduciendo el vampiro.
—No, no se lo diría a un desconocido o conocido. Decirle eso a una mujer... Eso es personal. Sexual. Íntimo. Algo que podría decir un amante abusivo, en broma, por supuesto, para socavar la confianza de una mujer en sí misma.

Ilya Sanguinati asintió.
—Sí, es personal. Y el modo de expresarse del detective Swinn, me sonó como si estuviera de acuerdo con algo que alguien más le dijo.

Mierda. Había un par de preguntas que necesitaba hacerle al capitán Hargreaves, pero no allí. No quería exponer a nadie a la atención de los Sanguinati.

—Hay algunas cosas que debo hacer para la investigación, —dijo—. Puede esperar aquí hasta que regresen la Sra. DeVine y el oficial Osgood. No deberían tardar mucho más. —No podía estar seguro de eso, y si hubiera sido cualquier otra persona, podría haber insistido en trancar la puerta. Pero todos en la fuerza policial sabían que la otra forma de los Sanguinati era el humo, y podían pasar por un ojo de la cerradura si querían entrar en un edificio, sin mencionar que Albergue Silence tenía la propiedad del edificio e Ilya muy probablemente tenía llaves de la estación. Mostraría un poco de confianza en la esperanza de tener una reciprocidad, especialmente si descubría algo que pudiera enfurecer a los Terráneos

—Gracias. Esperaré.

Grimshaw escaneó la calle antes de subir a su vehículo. Swinn y Reynolds no estaban a la vista. Tal vez habían vuelto a la pensión. Sabía que no estaban en la librería. Estaba bastante seguro de que eso habría causado un motín de Sproingers.

El cuerpo de Chesnik había sido llevado a Bristol para la autopsia, pero los otros dos cuerpos aún podrían estar en la funeraria, y con suerte, quien dirigía la funeraria y el Dr. Wallace podrían darle algunas respuestas.

* * *


Sheridan Ames, la cara pública de Ames Casa Funeraria, era una mujer fibrosa de casi cuarenta años. Sus rasgos duros estaban acentuados por un severo traje negro. Lo único suave en ella era su pelo suntuosamente grueso, de un marrón intenso con reflejos rojos.

El día anterior se había mostrado profesionalmente agradable cuando él se detuvo para confirmar que los dos cuerpos llegaron a la funeraria. Hoy actuaba con frialdad.

—Si ha venido a mirar los cuerpos otra vez, los han llevado a Bristol para la autopsia y determinar la causa de la muerte, —dijo.

Grimshaw la estudió. No solo actuaba fríamente;  estaba seriamente cabreada con la policía en general. Como esa no había sido su actitud el día anterior, adivinó la razón de ese cambio.

—El detective Swinn ya estuvo aquí.

—No aprecio que me acusen de manipular pruebas. No aprecio que me acusen de tomar pruebas. El Dr. Wallace revisó los bolsillos de esos dos hombres, confirmó su identificación. Estuve con él todo el tiempo, e hice una lista de cada elemento, mientras era removido e identificado. Y a pesar de lo que el Detective Swinn quiera poner en el informe, nada humano mató a esos tres hombres.

—¿Tres? —Calhoun había muerto de lesiones en la cabeza y el cuello antes de que la ambulancia llegara al hospital en Bristol, pero no había ninguna razón para que Sheridan Ames lo supiera.

—El primer hombre muerto. El que Vicki DeVine encontró en El Jumble.

—¿Alguna idea sobre lo que los mató? —Preguntó.

—Debería hablar con el Dr. Wallace.

—Voy a hacerlo. Pero me gustaría su opinión también.

Había estado parada detrás de su escritorio, dejando en claro que no quería darle tiempo ni respuestas. Ahora se sentó y lo invitó a hacer lo mismo.

—Comencemos con el Detective Chesnik, —dijo Grimshaw.

—¿El que murió por la pérdida de sangre?

Asintió.
—Sus piernas estaban rotas. Desgarradas. ¿Podría un oso o un gato grande haber hecho eso? —Recordó haber visto una foto de la pata de un oso pardo al lado de una cabeza humana. La pata era más grande.

—Dioses, —dijo Sheridan—. Debería habérseme pasado por la mente, pero no pensé en la importancia de las grandes formas de cazadores Terráneos en El Jumble. ¿Alguien ha advertido a Vicki DeVine?

—Los grandes cambiaformas no están cazando, exactamente. Sus empleados ahora incluyen a uno de los Beargard y uno de los Panthergard. —Y sólo los dioses sabían lo que vivía en la tierra boscosa alrededor del extremo norte del lago.

Ella se recostó. Grimshaw no dijo nada, solo le dio tiempo para pensarlo detenidamente. Finalmente ella negó con la cabeza.

—Lo que sea que arañara las piernas de ese hombre era más grande que un Oso o una Pantera. Mucho más grande, —dijo—. Y estoy bastante segura de que no fue lo mismo que mató a los otros dos hombres. Al menos, no tomó la misma forma. Mano con garras contra garras con patas.

—Manos grandes, —dijo en voz baja—. Tanto Franklin Cartwright como el Detective Baker fueron asesinados por algo lo suficientemente fuerte como para atrapar hombres adultos y retorcerlos.

—Sí. —Sheridan se inclinó hacia adelante y cruzó las manos sobre su escritorio—. Acerca del Detective Baker. El detective Swinn estuvo particularmente enojado por un clip de corbata perdido cuando llegó ayer por la noche. Insistió en que Baker había estado usando uno esa mañana y quería que admitiera que el Dr. Wallace o yo lo habíamos tomado. Supongo que volvió a la pensión y buscó en la habitación de Baker el artículo que faltaba y no lo encontró, porque regresó esta mañana, exigiendo ver los artículos que habían estado con los cuerpos. Por supuesto, el Dr. Wallace ya había hecho los arreglos y los cuerpos fueron conducidos a Bristol con la primera luz, junto con todo lo que se encontró con ellos. Le pedí una descripción del clip de corbata; Sé que Ineke Xavier también preguntó porque estaba muy obsesionado con encontrarlo. Pero no nos dijo qué aspecto tenía más allá de ser un clip de corbata.

—¿Qué hay de Chesnik? ¿Tenía un clip de corbata?

—Así es. Swinn no estuvo interesado en ese.

Grimshaw le dio las gracias y se fue de la funeraria. Pero después de regresar a su automóvil, se sentó en el estacionamiento, pensando.

Todos los hombres en el equipo de Swinn usaban corbatas y tenían clips de corbata. ¿Qué hacía que fuera significativo el de Baker? Un hombre no usaría algo caro en el trabajo, no cuando estaba afuera investigando. Siempre existía la posibilidad de perderlo en algún lado. Pero tal vez era caro y Swinn quería devolverlo a la familia de Baker. O tal vez tenía algún otro significado. ¿Era por eso que Swinn no quería describirlo? ¿Porque no quería que una descripción de un clip de corbata particular entrara en un informe oficial?

Si hubiera ingresado con los otros efectos personales, ¿habría desaparecido después de que Swinn visitara la funeraria? ¿Y Swinn, a pesar de haber sido advertido, volvería a El Jumble para buscar el objeto que faltaba?

Grimshaw arrancó el patrullero y regresó a la estación.

El lujoso sedán negro había desaparecido de su lugar de estacionamiento. Al igual que Ilya Sanguinati y Vicki DeVine. El oficial Osgood parecía desesperado por encontrar algo oficial que hacer.

—¿Problemas? —Preguntó Grimshaw.

—El detective Swinn está molesto porque me han transferido a esta estación y estoy bajo su mando.

—¿Tienes alguna idea de por qué Swinn te metió en esta tarea en primer lugar?

—No señor.

Grimshaw suspiró.
—Bueno, hablaré con un par de personas y veré si puedo encontrar un lugar para que te quedes mientras trabajas aquí.

—Me... me quedo en la pensión. — Los ojos marrones de Osgood parecían enormes—. La Sra. Xavier arrojó a los detectives Swinn y Reynolds fuera de su casa. Alguien les dijo que estaba tirando sus cosas en el césped del frente y cuando llegaron a la pensión, les dijo que si volvían a poner un pie dentro de su casa, los iba a denunciar.

¿Con quién? Grimshaw se preguntó.
—¿Pasó algo que la haya molestado?

Osgood hizo una mueca.
—Le dieron sus pasas de ciruela al perro esta mañana. Supongo que se enfermó lo suficiente como para que el veterinario de Crystalton acudiera a la casa.

Entonces, Swinn tendría que buscar alojamiento en un pueblo cercano o retirarse de la investigación. Swinn no iba a retirarse; no debería haber estado allí en primer lugar, por lo que volvería por la misma razón por la que se involucró.

Osgood le tendió un mensaje en papel rosa.
—La Sra. Xavier dijo que le diga que está guardando las pertenencias de los otros detectives y que si no las recoge mañana por la mañana, donará todo al departamento de bomberos voluntarios para venderlas.

—¿Le dijiste que no podía hacer eso?

—He oído que la Sra. Xavier tiene un tatuaje de una pistola humeante en un muslo como una especie de advertencia.

Mierda. Bueno, había una cosa buena: Osgood parecía ser un imán para los chismes, lo que seguramente sería útil siempre y cuando los escuchara y no difundiera ninguna información.

—Tengo una tarea para ti, —dijo Grimshaw—. Averigua si algún lugar por aquí está realizando una venta por lote, venta de garaje, mudanza, intercambio y compra. Necesito baratijas, cosas brillantes por las que una adolescente "-o un Cuervo-" se sentiría atraída. Las necesito tan pronto como puedas conseguirlas. —Sacó su billetera y le dio a Osgood cincuenta dólares—. Ese es tu presupuesto. Nada tiene que ser costoso; solo tiene que brillar.

—Sí, señor. —Un latido de silencio—. ¿Por qué?

Grimshaw suspiró.
—Porque necesito sobornar a alguien para que devuelva una prueba.

7 comentarios:

  1. Esto es genial. Muchas gracias por su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. amo ha esta escritora.muchas gracias por su trabajo

    ResponderEliminar
  3. Que será el clip una cámara una grabadora?, Ilya se va a convertir en psicólogo

    ResponderEliminar
  4. Hola, alguien me podria explicar el insulto es que no lo entiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o sea q es gorda y enana...una boca de fuego entiendo q es esos extinguidores de agua q hay en las calles...o al menos eso creo q le quiso decir

      Eliminar