Próximamente

martes, 19 de abril de 2016

Adelanto: Capítulo 42 Marked in Flesh - Anne Bishop


Capítulo 42




Jueves, 28 de Juin


Meg trató de no asomarse mientras que Henry medía el cajón donde quería guardar la caja de las cartas proféticas.

—Vas a querer asas para sacar la caja del cajón sin pillarte los dedos, — dijo Henry.

—Ya. — No había considerado la mecánica de sacar la caja—. Me gustaría que tenga un cierre. Con una llave. Dos llaves.

El Oso Pardo le dio una larga mirada.
—Podemos obtener una cerradura y llaves.

—No tiene por qué ser una caja de lujo.

Otra mirada larga.
—Vas a aceptar lo que yo te haga.

—Sólo quería decir... —Algo, no un cosquilleo o un zumbido, susurró a través de su piel. No era una profecía o visión. Fue un destello de comprensión. A pesar de, -o quizás debido a-  la turbulencia que recorría Thaisia, Henry no estaba trabajando en sus esculturas, pero necesitaba algo para ocupar su tiempo mientras tenía que mantenerse en forma humana para ayudar a Simon—. Gracias. Umm... Ruth y Merri Lee dijeron que debería tener un forro de tela. Ellas van a buscar información sobre las cartas de tarot y buenaventura, para ver si la caja se supone que tiene que tener algún tipo específico de tela, y luego van a hablar con la costurera para averiguar lo que podría estar disponible.

—Diles que hablen conmigo sobre el tamaño que voy a necesitar. — Henry pensó por un momento—. No, yo voy a hablar con Ruth. La Asociación Empresarial tiene otras cosas que discutir con ella.

—No está en problemas, ¿verdad? — Meg no podía pensar en nada que Ruth, -o Merri  Lee y Theral, para el caso-, podrían haber hecho que pudiera alterar a la Asociación Empresarial.

—Nadie de la manada femenina está en problemas. Al menos, no con nosotros.

Henry cerró el cajón y se paró a su lado.
—¿No llegaron más paquetes sobre los que deberíamos estar preparados? ¿Nos vas a decir si llega algo?

Ella parpadeó ante su tono feroz.
—¿Por qué no les diría? No estamos recibiendo muchos paquetes particulares. No creo que nadie en el Courtyard esté pidiendo ningún catálogo en este momento, así que no es inusual.

—¿Nada de ese Jack Fillmore, que está cazando a Theral?

Ah. Ese tipo de paquete.
—No. Nada desde los chocolates. Tal vez se fue de Lakeside.

—Él tiene el olor de su presa, Meg. — La voz de Henry fue un gruñido suave—. Va a mantener su caza hasta que la atrape, o lo atrapemos.

—Entonces me voy a mantener en guardia.

—¡Arroo!

Meg miró a través de la puerta de entrada a la sala.
—Nathan también.

Henry dobló el papel con las medidas de la caja y se la guardó en el bolsillo.

—¿Henry? — Meg consideró la conveniencia de hacerle la pregunta—. No importa.

Henry dejó la oficina del Enlace. Meg escuchó, pero no oyó abrirse la puerta a su patio. Debió de irse directamente a su encuentro con Ruth.

Tomó el suministro de cuadernos del cajón, donde ahora había varios cuadernos que abarcan una serie de temas, incluyendo La Guía de Profetas de la sangre. No, no había muchos paquetes que llegaran para particulares, pero que habían estado recibiendo algunos de los suministros que había pedido en cantidad. Tendría que hablar con Simon y el resto de la Asociación Empresarial sobre cómo se iban a distribuir los suministros entre los residentes del Courtyard, pero eso tendría que esperar.

Había hecho lo que Vlad le pidió. No puso las noticias de la televisión o la radio, ni trató de echar un vistazo al periódico. No se dijo nada, pero se sobreentendía el acuerdo entre ellos, de que cuando las repercusiones causadas por la muerte de los Wolfgard en el Medio Oeste y el Noroeste concluyeran, Vlad le traería la copia de la oficina del Lakeside Noticias.

Se preguntó si alguna vez volvería a leer un periódico de nuevo, y mientras se preguntaba, abrió el cajón que contenía las cartas proféticas y pasó la mano sobre el dorso de las cartas.

No sabes lo suficiente sobre cómo funcionan, ella discutió consigo misma. Nadie sabe si la elección de algunas cartas es realmente lo mismo que la profecía. Las profetas de la sangre puede que no sean mejores que los Intuye a la hora de ver el futuro usando estas cosas.

Pero sintió una punzada de alfileres y agujas en la mano que tocaba las cartas, un sentimiento que rápidamente se convirtió en un zumbido.

De acuerdo entonces. Haz una pregunta.
—¿Cuáles son las repercusiones para los humanos que mataron a los Terráneos?

Mantuvo sus dedos sobre las cartas, seleccionando las cartas cuando al tocarla la punzada cambió a un zumbido doloroso. Manteniendo los ojos cerrados, puso las cartas proféticas boca abajo sobre el mostrador. Una carta. Dos. Tres.

Meg abrió los ojos, dio vuelta a las cartas, y se quedó mirando la respuesta a su pregunta.

La primera era una a la que ella consideraba como una carta de Elementales: tornados, huracanes, avalanchas, terremotos. La segunda carta era de una de las criaturas que Jester insistió en que no era fantasía. La tercera era una figura encapuchada sosteniendo una guadaña.

Meg regreso las cartas al cajón, después, pasó la mano sobre todas las cartas de nuevo.

—¿Qué pasará con Lakeside?

No hubieron espinas de ningún tipo. Eso no podía ser cierto. Algo tenía que suceder en Lakeside.

Ella cerró los ojos y pasó la mano sobre las cartas de nuevo, repitiendo la pregunta una y otra vez.

Nada. Pero luego, un cosquilleo leve.

Se movió alrededor de las cartas, con las dos manos ahora, para localizar la fuente de ese cosquilleo.

¡La encontré!

Abrió los ojos, miró la carta, y frunció el ceño. La única cosa en la carta era un gran signo de interrogación. ¿Cómo podía ser una respuesta?

Futuro incierto.

Regresó la carta y cerró el cajón.

No iba a hablar de esto con Simon o Vlad o cualquiera de sus amigos humanos. Después de todo, dar vuelta algunas cartas no era una profecía.

¿Pero  si se cortaba y veía la misma imagen? Perdería piel por una pregunta que ya fue contestada, lo que podría alterar a Simon y al resto de sus amigos. Y dado que no había pedido a nadie que escuchara la profecía podría argumentar que necesitaba hacerse ese corte,  tendría que tragarse las palabras y soportar la agonía de no hablar, para que el corte no fuera un desperdicio completo.

Futuro incierto.

Por un momento incómodo, se preguntó si la respuesta iba más dirigida a ella que a la ciudad. ¿Si no podía evitar la tentación de la navaja, qué tanto futuro ella, o cualquiera de las otras Casandra de sangre, tendrían?

Tomó su cuaderno del suministro y entró en la habitación del frente, donde tendría la compañía de Nathan dormitando mientras comprobaba la lista de cosas que los humanos -y los Otros cuando estaban en forma humana-, necesitarían en los próximos meses.

Incierto o no, Lakeside tendría un futuro, y también ella. No iba a creer en lo contrario.



*****



«Ruthie huele nerviosa,» Henry observó.

«Podría tener algo que ver con que cuatro de nosotros nos interponemos entre ella y la puerta,» contestó Tess.

«Y es una habitación pequeña,» Vlad añadió. «Pero las habitaciones por encima de nuestro centro social no tenían que ser grandes para el uso que les dábamos.»

Simon, Henry notó, no dijo nada.

—Los cachorros humanos necesitan educación, — comenzó Henry.

—Sí, — dijo Ruthie—. Sé que Eva Denby y el Teniente Montgomery están preocupados por conseguir que los niños queden inscritos en una escuela este otoño.

—Necesitan escolarización ahora.

Ella parpadeó.
—¿Ahora? Pero... es verano.

—Sí. Por lo que deben empezar a aprender las cosas que deben para esta temporada, como nuestros jóvenes.

—Los adultos tienen que trabajar, y los niños necesitan actividades que los ayuden a sobrevivir, — dijo Tess—. Puesto que son lo suficientemente mayores, y lo suficientemente independientes, para causar problemas, son lo suficientemente mayores como para hacer algún trabajo, para aprender algunas habilidades.

Ruthie pareció alarmada.
—¿Qué tipo de habilidades? Es decir, los humanos tienen leyes sobre el trabajo infantil.

—La ley humana no se aplica en el Courtyard, — gruñó Simon.

—El punto es, — Vlad interrumpió—, que los niños humanos pueden recibir el aprendizaje supervisado de un maestro humano, o sea tu, o pueden ser excluidos del Courtyard a menos que estén acompañados de un adulto humano.

—O podemos dejar que alguien como Nathan o Blair les enseñe sobre el valor de obedecer a los adultos. — Henry asintió cuando Ruthie palideció—. Comienzas a entender. Toleramos mucho a todos los jóvenes porque son jóvenes. Pero nuestros jóvenes aprenden, así como juegan durante todo el año. Y nuestros jóvenes ahora incluyen a cualquier joven humano que pase tiempo aquí.

—Pero no tengo ninguno de los libros o suministros o...

—Ordena una docena de juegos de libros para todos los grados de la escuela humana, — dijo Simon—. Ordena suministros; pizarras y otras cosas que necesita un aula.

—¿Dónde va a estar la escuela? — Preguntó Ruthie.

Vlad indicó la habitación.
—¿Aquí?

Bueno, incluso sin la cama, podría ser un espacio reducido ya que tendría que haber mesas de trabajo para los niños y la maestra.

—Tal vez podríamos convertir a uno de los monoambientes en escuela humana, — dijo Henry—. Lorne no suele pasar la noche, y la manada de la policía pronto tendrá sus propias guaridas cruzando la calle. Estas habitaciones podrían ser una especie de ¿dormitorio? Hay un lavabo y escusado aquí. Podríamos poner un microondas y una pequeña nevera en la habitación social y mover las cosas.

—Pero se supone que debo ayudar a los Terráneos a aprender cosas humanas, y ayudar a Meg con La Guía de Profetas de la sangre — protestó Ruthie.

—Y vas a seguir haciendo esas cosas, — dijo Vlad—. Tal vez puedas enseñar a los niños por la mañana y trabajar en otras tareas más tarde.

—El Teniente Montgomery me preguntó si había trabajo aquí para su madre, — dijo Simon—. Tal vez hacer cosas con los niños es algo que pueda hacer ya que ella va a ayudar a cuidar de la Lizzy.

Ruthie tiró de su cabello. Henry se preguntó por qué los humanos hacían eso. Lo había intentado una vez después de observar a un humano y no le encontró el punto.

—De acuerdo. — Ruthie dejó escapar un suspiro—. Puedo ver la necesidad de estructurar el tiempo de los niños. Ciertamente veo el valor de continuar con su aprendizaje, sobre todo dado que se interrumpió su tiempo escolar. Pero Lizzy y Sarah tienen 7  y Robert 9. ¿Por qué necesito ordenar los libros de escuela para los grados anteriores o posteriores?

—Es necesario que ordenes ahora porque pueden no estar disponibles más tarde, — dijo Vlad—. O puede que no sean fáciles de obtener.

Ruthie se quedó mirándolos.
—Están haciendo sonar a esto como las escuelas de una sola aula en ciudades fronterizas de las que leí en los libros de historia.

—Sí, — dijo Henry—. Debes pensar de esa manera.

Al verla, se preguntó si debería haber traído una silla a la habitación para que pudiera sentarse. No habían pensado que lo que pedían fuera una cosa tan extraña.

Finalmente Ruthie asintió.
—Yo preferiría uno de los monoambientes a una de estas habitaciones. Voy a tener que pensar en qué tipo de escritorio funciona mejor si tiene que acomodar a los niños más pequeños y adolescentes más tarde. Y voy a ver lo que podemos hacer en este momento con los muebles que tenemos.

—Vamos a habilitar uno de los monoambientes que dan a la zona de detrás de Aullidos, Buena Lectura y Un Pequeño Bocado. Menos distracción que los apartamentos con ventanas hacia la Avenida Crowfield, — dijo Vlad.

«¿Simon?» preguntó Henry. «¿Estás de acuerdo con esto?» El Lobo parecía... nervioso.

«Todo bien. Tenemos que ir a ABL. Algunos de los Elementales quieren hablar con la Asociación Empresarial.»

Simon, Henry, y Tess se hicieron a un lado, dando acceso a Ruthie hacia la puerta, que Vlad abrió para ella.

—No le dijiste que los familiares del Teniente Montgomery pueden traer descendencia, — dijo Vlad cuando los cuatro abandonaron el centro social y regresaron a Aullidos, Buena Lectura.

—No pensé que tuviera importancia,— respondió Simon. Él abrió la puerta principal de ABL y entró.

No es bueno, Henry pensó cuando Tierra, Aire, Fuego y Agua se giraron hacia todos ellos, pero se centraron en Simon.

—Océano tiene una pregunta y le gustaría que la ayudes a encontrar la respuesta.



*****



—Charla de chicas, — le dijo Meg a Nathan antes de cerrar la puerta privada. Puesto que él no hizo nada, salvo bostezarle, se preguntó si él ya sabía lo que las chicas necesitaban discutir.

Después de que Ruth les habló de su encuentro con la Asociación Empresarial, Meg miró las expresiones en las caras de sus amigas.

—¿Estudiar en el verano es extraño? — Preguntó. A menos que una chica hubiera estado verdaderamente enferma, las Casandra de sangre solían tener lecciones todos los días.

—Por lo general hay un descanso en el verano, pero entiendo que los Otros deseen los niños estén reunidos parte de cada día, — dijo Eva—. Y aunque quiero que mis hijos estén seguros, y preferiría más gruñidos y menos dientes, aprecio que toda la manada eduque, y  discipline a los cachorros, y ellos ven a nuestros hijos como cachorros de dos patas.

—Podrían verlos de esa manera debido a que sus cachorros correr en dos patas parte del tiempo, — dijo Meg.

—No es el estudio durante el verano lo que me parece preocupante. Es la que la Asociación Empresarial quieren que ordene materiales de estudio para todos los grados, — dijo Ruth—. ¿Es su forma de decir que los niños humanos conectados al Courtyard nunca serán capaces de ir a la escuela con el resto de los niños en Lakeside?

—Tal vez. O tal vez habrá menos papel a disposición para imprimir los libros y eso hará que sea más difícil comprar los libros de texto. — Merri Lee se encontró con los ojos de Meg—. O tal vez los Otros están diciendo otra cosa. ¿Meg?

No tenía la intención de contarles. Cuando vaciló, Merri Lee añadió:
—¿Sólo las chicas deben saberlo? — O sea sin compartir, ni siquiera con las parejas y esposos.

—Futuro incierto, — dijo Meg en voz baja—. Cuando pregunté qué le sucedería a Lakeside, tomé una carta que tenía un gran signo de interrogación y nada más.

—¿Se lo has dicho a Simon o Henry? — Preguntó Ruth.

Meg sacudió la cabeza. Tendría que decirle a Simon ahora que le había dicho a las chicas. Entonces le dijo a sus amigas acerca de las otras tres cartas y las vio palidecer.

—Dioses, — dijo Merri Lee—. El Capitán Burke llamó a una gran reunión, a todos sus oficiales, de todos los turnos. Michael llamó para decir que iba y no sabía cuando tendría la oportunidad de pasar por aquí.

—Vamos a llamar a Steve Barquero. — Meg se volvió hacia el mostrador y hacia el teléfono—. El nos puede dar el nombre de una persona que trabaja en una de las escuelas en Desembarco del Ferry. Ya deben tener las listas de los libros que utilizan para cada grado. Y un maestro de ese pueblo puede hablar con nosotras.

—Tal vez deberíamos preguntar acerca de los libros que serían relevantes para el tipo de cosas aprendidas en la escuela técnica también, — dijo Ruth—. Debemos averiguar cómo las personas aprenden oficios entre los Intuye. Fontaneros, electricistas, ese tipo de trabajo.

Meg hizo la llamada. Steve fue de utilidad, pero podía sentirlo pensar seriamente en lo que estaba pidiendo y en el por qué le estaba pidiendo. Después de todo, el Courtyard no era el único lugar que necesitaría los libros de texto. También las cinco jóvenes Casandra de sangre que estaban viviendo en Isla Grande. Como también los hijos en la nueva Comunidad River Road, aunque estaban destinados a asistir a la escuela en Desembarco del Ferry.

Le dio los números de teléfono y direcciones de correo electrónico de los directores de cada escuela en Desembarco del Ferry y prometió llamarlos de inmediato por lo que estarían esperando su llamado.

—Meg, me puedo quedar aquí y atender los envíos mientras que tu y Ruth van a la sala de la Asociación Empresarial y envían los correos electrónicos, — dijo Merri Lee.

—¿Hay algo que necesiten que haga? — preguntó Eva—. Hasta que los Otros tomen posesión de los edificios de apartamentos, o hasta que saquen todos los muebles y ese monoambiente esté listo para un buen lavado, no hay mucho para que yo haga. Iba a subir al Complejo Verde y chequear la huerta, ver si se necesitaba alguna escardada o riego, mientras que Pete cuida a los niños, pero eso puede esperar.

—Creo que estamos cubiertos, — dijo Merri Lee.

Frágil alegría, pero Meg pensó que todos se sentían mejor al de ser capaces de hacer algo.



*****



Monty había esperado que todos los oficiales de patrulla bajo el mando de Burke se presentaran, ya fuera su turno o no, y no se sorprendió al ver al Comandante Louis Gresh y su brigada de explosivos asistir, pero se sorprendió al ver a los otros Capitanes que trabajaban en la estación de la calle Chestnut presentarse a escuchar... lo que sea que esto fuera.

—¿Puede hacerme un espacio?

Sorprendido por la voz, Monty dio un paso a un lado para dejar espacio. Al parecer, incluso del jefe de la estación había asistido, y se veía preocupado.

Burke se puso de pie detrás de la tribuna.
—Agradezco a todos por responder tan rápidamente. Voy a ser breve para que puedan volver a sus deberes.

Burke titubeó, y Monty sintió un nudo frío en el estómago. Douglas Burke no dudaba.

—Como la mayoría de ustedes saben, tengo una muy buena red cuando se trata de obtener información. — Risas nerviosas seguidas a la declaración de Burke—. Esta es la mejor estimación basada en las fotos que los reporteros tomaron cuando fueron de nuevo a algunas de las ciudades en el Medio Oeste y el Noroeste para un artículo de seguimiento, así como los informes de los agentes de policía que manejaron hasta las ciudades donde no habían podido contactar con nadie de la comisaría o edificio de gobierno. — Él escaneó la habitación—. Sobre la base de esas fuentes, se puede decir que los Terráneos tomaron represalias contra cada pueblo o rancho que tuviera a algunos de los residentes que mataron a los Wolfgard. Ellos destriparon esas ciudades, en algunos casos, literalmente. Los Terráneos mataron a los humanos de la misma manera que estos sacrificaron a los Lobos. En algunos casos eso significó que mataron a todo lo que era humano, ya sea si se trataba de hombres, mujeres o niños. En otros lugares, se hizo una llamada telefónica al lugar humano sobreviviente más cercano. Las personas que respondieron a esa llamada encontraron a todos los niños pequeños de la comunidad, juntos en un edificio en el borde de la ciudad. Esos niños resultaron ilesos, así que estoy especulando que los jóvenes Wolfgard también se habían escapado de la masacre de los adultos.

Burke esperó un momento, dejando que todos los hombres lo digirieran.
»—Señores, he visto algunas de las fotografías de las personas que murieron como represalia. Estas muertes no fueron efectuadas por los cambiantes con los que los humanos por lo general tienen contacto. No fueron realizadas por ningún tipo de cambiante que la mayoría de nosotros hemos visto -o veríamos mientras tuviéramos alguna posibilidad de seguir con vida-. Los moradores del verdadero País Salvaje, - esa parte de Thaisia  que nunca ha sido tocada por ningún humano-,  ya no están dispuestos a dejar que los cambiantes como los Wolfgard actúen como un amortiguador entre ellos y nosotros, porque acabamos de mostrarles que podemos , y queremos, matar a los Terráneos que trataban con nosotros. Así que ahora otros tipos de Nativos de la Tierra están en nuestra puerta. Ellos ya habían declarado un abuso de confianza y habían limitado el uso del derecho de paso por los caminos que corren a través de su tierra y que se conectan a las poblaciones humanas. Creo que a partir de ahora, debemos asumir que no hay  derecho de paso. No para los vehículos que circulan en las carreteras; no para los trenes. Desde luego, no para cualquier barco que viaje en los lagos o ríos.

Burke se agarró al podio.
»—Esta parte tiene que permanecer dentro de las personas en esta sala. Van a tener la tentación de decirle a otros miembros y amigos de la familia y sus vecinos de al lado. Si lo hacen, sólo causaran pánico por algo que espero que nunca llegue a pasar.

Extinción, pensó Monty, helándose al recordar el comentario de Simon acerca de no temer a los humanos porque la mayoría de ellos se iba a extinguir.

»—Cada miembro de la familia debe tener una bolsa de viaje, »— dijo Burke»—. Un par de cambios de ropa, artículos de higiene específicos para cada persona, incluyendo los medicamentos de venta con receta que esa persona necesite. Armen una bolsa separada para medicamentos generales y artículos de primeros auxilios, o pongan los elementos esenciales en las bolsas para los adultos. Incluyan una lista de números de cuentas bancarias, así como los documentos importantes que no guardan en una caja de seguridad. Pongan las bolsas en algún lugar donde en medio de la confusión las personas puedan encontrarlas. Ustedes querrán que sus familias estén fuera de la casa en un par de minutos.

Silencio. Miradas inquietas.

Louis Gresh se aclaró la garganta.
—Tener bolsas de viaje está muy bien, pero si necesitan, ¿dónde se supone que nuestras familias pueden ir? Si los Terráneos nos van a atacar por lo que se hizo en otra parte de Thaisia, y si tu puntualización acerca de que ya no hay un derecho de paso por el País Salvaje significa que los Otros van a atacar a cualquiera que tratara de salir de la ciudad, ¿dónde podemos ir?

—Aquí. — Burke sonaba sombrío—. Hemos estado trabajando con el Courtyard de Lakeside y hemos ganado la confianza de sus líderes. Creo que si esto se plantea de la forma correcta a Simon Wolfgard, él podría saber cómo prevenir un ataque directo a este edificio y su personal. Él podría estar dispuesto a ayudarnos.

—¿Capitán? — Kowalski levantó un par de dedos—. ¿Por qué ahora?

—Algunos de ustedes conocieron a mi primo Shamus Burke, que estaba de visita desde Brittania. He recibido un telegrama de él esta mañana, que es la segunda razón por la que llame a esta reunión. — Burke miró al jefe de estación—. No sé hasta qué punto esta noticia ha viajado a través de los canales oficiales, pero la Alianza de Naciones del Bloque Romano atacó a los Terráneos a lo largo de su frontera. Tienen nuevos tipos de armamento, aviones que pueden volar a una gran distancia y lanzar bombas que pueden destruir edificios y matar a un montón de gente, sin importar su forma. Bombardearon los asentamientos Terráneos situados entre el Bloque Romano y el País Salvaje. Las tropas siguieron y mataron a los Otros que sobrevivieron al bombardeo. La Alianza de Naciones ha expandido sus fronteras por millas en un ataque concentrado.

—¿Qué hicieron los Terráneos en respuesta? — Preguntó el Jefe de estación.

—Ellos no han hecho nada. — Burke parecía más sombrío, si eso era posible, y pálido—. Ellos no han hecho nada. Si leen la historia de Thaisia, o ​​las especulaciones que se han escrito sobre los conflictos en el pasado entre los humanos y los Terráneos en todo el mundo,  podrán ver que ellos no hacen nada mientras consideran las acciones y comportamientos de los depredadores que intentan tomar su territorio . Esas horas o días suelen ser la calma que precede a un contragolpe catastrófico. No tengo ninguna duda que los Terráneos van a dar un golpe al Bloque Romano. Tal vez, si tenemos suerte, los Otros del País Salvaje no captaron que el movimiento Humanos Primeros y Últimos es el común denominador entre los ataques a los Wolfgard en Thaisia y el golpe del Bloque Romano por las tierras que terminaron en un número desconocido de muertes de Terráneos. — Hizo una pausa—. Eso es todo.

Monty salió con el resto de los hombres. No tuvo respuesta en el apartamento de su hermana, ningún tipo de comunicación desde el último mensaje de su madre. Podrían estar en cualquier lugar en este momento, y ningún lugar era seguro.

—¿Traigo el coche, Teniente? — preguntó Kowalski.

Monty asintió.
—Voy a tomar un minuto para comprobar mis mensajes; entonces estaré listo para partir.



*****



Al final del crepúsculo, Simon trotó hacia la parte del Courtyard donde los Elementales residían.

Todos estaban allí, a excepción de Otoño e Invierno.

—¿Lobo?— dijo Aire—. ¿Tienes una respuesta?

«Tal vez.»

Había hablado de ello con Blair y Nathan, con Henry, con Vlad y Nyx. Incluso había hablado con Tess para poder dar forma a una respuesta a la pregunta de por qué los humanos habrían matado a los Wolfgard en dos regiones de Thaisia cuando deberían haber sabido que su supuesta victoria no sería nada más que una ilusión efímera.

«A veces, una manada examina a un rebaño para ver qué animal sería la mejor presa. Pero si la presa se ha elegido ya, algunos de la manada irán tras otro animal, dividiendo a la manada para que la verdadera presa quede en un grupo más pequeño. Vamos tras uno con el fin de llegar con éxito al otro.» Simon miró a los Elementales, pero no estaba seguro de si los había provisto de una respuesta que tuviera sentido a su forma Terránea.

—Ir a por uno para derribar a otro, — dijo Agua cuidadosamente—. Atacar en un lugar para distraer a cualquiera que pueda ver el comienzo del verdadero ataque.

«Sí.» Simon trató de mantenerse quieto. Se sintió rodeado por una carga peligrosa, como una tormenta que no ha dado un solo estruendo de un trueno como aviso, antes de que golpeara.

—Vamos a llevarle tus palabras a Océano, — dijo Agua.

Despedido. Simon corrió de nuevo al Complejo Verde, moviéndose como si no tuviera ninguna preocupación. No creía que el Courtyard estuviera en peligro de lo que se venía, siempre y cuando se asegurara de que cualquier persona dentro de sus límites no fuera considerado un enemigo. Tendría que pensar acerca de cómo se podría dividir a la manada de la policía para arrear a los que confiaba al Courtyard, donde tendrían tanta protección como los Terráneos que vivían ahí.

Cuando llegó al Complejo Verde, Meg salió de la sala de verano.

—¿Simon? Tenemos que hablar. No tienes que cambiar. Sólo necesito que escuches.

No estaba seguro de que le gustara esa disposición de no ser capaz de expresar una opinión que ella pudiera comprender, pero podía escuchar esta vez. La siguió hasta la sala de verano. Cuando ella se sentó en una silla, se sentó frente a ella, sus patas delanteras a ambos lados de sus pies, dejándolo tan cerca de sus rodillas que le rozaban el pecho.

Ella le habló de las cartas que había sacado cuando preguntó qué ocurriría como consecuencia de la muerte de los Lobos. Ella le contó sobre el signo de interrogación después de que preguntara sobre Lakeside.

—En realidad no era una profecía, pero pensé que deberías saberlo.

Él pensó que era una profecía bastante exacta. Jean había tenido una visión de Lakeside siendo uno de los pocos lugares humanos que sobrevivían. Ahora Meg vio un futuro incierto. Después de reunirse con los Elementales esta tarde, él estaba de acuerdo con eso. Cualquier acción y decisión que fueran hechas por los humanos y Otros en los próximos días, decidiría el futuro de Lakeside.

No quería que Meg se sintiera infeliz, así que le lamió la nariz y la hizo reír. Se estiró en la silla del salón. Se tumbó junto a ella y pensó en los machos y hembras humanos y cómo las mujeres en la televisión a menudo se quejaban de que el macho no hablaba con ellas, no sabían cómo comunicarse.

Incluso cuando estaba en forma de Lobo, él y Meg se comunicaban muy bien. Tal vez se comunicaban mejor que dos humanos porque ella no esperaba que le hablara.

Esa era una cosa entretenida en que pensar, por lo que pensó y dormitó y, cuando ella se durmió, le dio a la mano un par de lamidas amistosas.



18 comentarios:

  1. Gracias Dark Wolf.... Se me hace dificil predecir que pasará!! Cuanta intriga. Super emocionante.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tantos episodios de golpe. Menudo estres y nervios...

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tantos episodios de golpe. Menudo estres y nervios...

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Difícil situación para todos ellos..y difícil para nosotros mientras esperamos a mañana!!

    ResponderEliminar
  5. cuantos capitulos son? y este es el capitulo completo? gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son 57 capítulos y si está completo este cap.

      Eliminar
  6. que buenos capitulos!!! cada vez se pone mejor la historia,
    Meg y Simón me encantan ❤❤❤

    ResponderEliminar
  7. Lo primero que pensé cuando Simón se sentó frente a Meg fué, ¿ Cuándo harán la película?, porque definitivamente la esperaré con ansias.

    ResponderEliminar
  8. último momento: Terminamos con la traducción, ahora estamos como locas corrigiendo (los capítulos que hemos subido también necesitan corrección) así que entre el Viernes y el Sábado tendrán por fin el libro 4 terminado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son increíbles, esperare el fin de semana con ansias... gracias por su esfuerzo ♥ y en compartir con nosotras esta historia... es por ustedes que conocí a Anne Bishop, mi ahora escritora favorita... por cierto, el libro de Hija de Sangre ¿lo van a traducir? Bueno espero que sí, me llamó mucho la atención la trama de la historia...

      Eliminar
    2. WIIII, las amo, las adoro, las quiero, son geniales, me encanto volver a leer por capítulos, me siento compartiendo la emoción con un montón de amigos, aunque estén lejos. Gracias chicas por su genial trabajo y maravilloso descubrimiento de esta serie, en este momento esta en mi TOP 1.

      Eliminar
    3. Es la primera vez que leo un libro así,y descubrí que a pesar de no poder quedarme hasta la madrugada leyendo, decir...uno mas y me duermo....o devorarlo en un día, es hermoso leer y comentar los capis del día con almas gemelas. Mil gracias!!

      Eliminar
    4. Muchisimas gracias por vuestro trabajo, estoy que me como las uñas.... :-)

      Eliminar
  9. Gracias van a seguir subiendo capítulos?

    ResponderEliminar
  10. Si banzai 🙌 🙌 🙋 🙋 (haciendo el baile feliz💃💃💃💃💃) van a continuar subiendo o tenemos que esperar al pdf???? Y respecto a lo que sigue mi suposición es que van atacar Thasia para dividir la atención y se confiesa el bloque Romano y después viene el desquite😎😎

    ResponderEliminar
  11. Era necesario un momento tierno entre Meg y Simón, me encanta el desarrollo de esa relación así super lento *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi ellos ya se comportan como pareja, lo que pasa que son los únicos que no se han dado cuento, todos los que los rodean lo tienen mas claro a mi parecer. Y tienes razón es lento, pero tienen sentido, son razas distintas que supuestamente se ignoran y Meg a sufrido un montón de abusos...

      Eliminar